Capítulo 9. Cortafuegos de TCP/IP


La seguridad resulta cada vez más importante tanto para las compañías como para los individuos. Intenet les ha proporcionado una poderosa herramienta para distribuir información entre ellos y para obtener información de otros, pero también les ha expuesto a peligros de los que habían estado exentos hasta entonces. La criminalidad informática, el robo de información y el daño malintencionado constituyen peligros potenciales.
Una persona no autorizada y sin escrúpulos que consiga el acceso al sistema de una computadora puede que averigüe contraseñas del sistema o que se aproveche de los errores y del comportamiento particular de ciertos programas para obtener una cuenta funcional en dicha máquina. Una vez que sea capaz de entrar en la máquina, puede que tenga acceso a información que podría resultar dañina, información tan sensible comercialmente como los planes de negocio, detalles de nuevos proyectos o las bases de datos con información de los clientes. Un daño a este tipo de datos o su modificación puede causar severos retrasos a la compañía.
La forma más segura de evitar daños de tanto alcance consiste en impedir que las personas no autorizadas puedan obtener el acceso a la máquina. Aquí es donde intervienen los cortafuegos.
Este capítulo se centrará en aspectos técnicos específicos de Linux. Más adelante se presentará un ejemplo de configuración del cortafuegos que debería servir como punto de partida para su propia configuración, pero, como con todos los asuntos relacionados con la seguridad, no confíe en nadie. Vuelva a comprobar otra vez el diseño, asegúrese de que lo entiende y entonces modifíquelo para ajustarlo a sus requerimientos. Para estar a salvo, esté seguro.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Conectividad y Redes.




Deja un comentario