Concepto de servicio en los servidores


Los NOS están diseñados para proveer procesos de red a los clientes. Los servicios de red incluyen servidores web, el compartir archivos, intercambiar correo electr nico, los servicios de directorio, de administración remota y los servicios de impresión. La administración remota es un servicio poderoso que permite a los administradores configurar sistemas en red en lugares lejanos. Es importante comprender que estos procesos de red se denominan “servicios” en Windows 2000 y “daemons” en UNIX y Linux. Todos los procesos de red proveen las mismas funciones, pero la forma en que se cargan e interactúan con el NOS es diferente en cada sistema operativo.

Según cada NOS en particular, algunos de estos procesos claves de red pueden ser habilitados durante una instalación por defecto. Los procesos de red más populares se apoyan en el conjunto de protocolos TCP/IP. Como el TCP/IP es un conjunto de protocolos abierto y bien conocido, los servicios que se basan en TCP/IP son vulnerables a rastreos no autorizados y ataques malintencionados. Los Ataques de negación de servicio (DoS), los virus de computadora y los gusanos de Internet de rápida distribución han forzado a los creadores de NOS a reevaluar cuáles servicios de red se deben habilitar de forma automática.

Las versiones recientes de los NOS populares, tales como el Windows 2000 y el Red Hat Linux 7, restringen la cantidad de servicios de red que se habilitan por defecto. Al instalar un NOS, los servicios de red claves deben habilitarse de forma manual.

Cuando un usuario decide imprimir en un entorno de impresión en red, la tarea se envía a la cola correspondiente a la impresora elegida. Las colas de impresión ordenan los trabajos entrantes y los atienden siguiendo el esquema FIFO, “primero en entrar, primero en salir”. Cuando se agrega un trabajo a la cola, se le coloca al final de la lista de espera y es el último en imprimirse. El tiempo de espera para la impresión a veces puede ser prolongado, en función del tamaño de los trabajos de impresión que se encuentren adelante en la cola. Un servicio de impresión en red proporciona a los administradores del
sistema las herramientas necesarias para administrar un gran número de trabajos de impresión que se enrutan a través de la red. Esto incluye la capacidad de asignar prioridades, suspender temporalmente e inclusive eliminar los trabajos de impresión en la cola.

Compartir archivos

La capacidad de compartir archivos en una red es un importante servicio de red. Hoy en día existen muchos protocolos y aplicaciones para compartir archivos. Dentro de una red casera o corporativa, los archivos se comparten generalmente mediante Windows File Sharing o el protocolo NFS. En tales entornos, los usuarios finales podrían no necesitar saber si un archivo dado se encuentra en un disco duro local o en un servidor remoto. Al usar Windows File Sharing y NFS los usuarios pueden fácilmente trasladar, crear y borrar archivos en directorios remotos.

FTP

Muchas organizaciones hacen que los archivos estén disponibles para empleados remotos, clientes y para el público general mediante el protocolo FTP. Los servicios FTP se ofrecen al público en conjunto con los servicios web. Por ejemplo, un usuario puede navegar por un sitio web, leer acerca de una actualización de un software en una página web y luego descargar dicha actualización mediante FTP. Las compañías de menor tamaño pueden utilizar un único servidor para proveer los servicios FTP y HTTP, mientras que compañías de mayor tamaño podrían elegir utilizar servidores FTP dedicados.

Aunque los clientes FTP deben registrarse en el servidor, muchos servidores FTP están configurados para permitir el acceso anónimo. Cuando los usuarios se conectan de forma anónima, no necesitan tener una cuenta de usuario en el sistema. El protocolo FTP permite que los usuarios puedan cargar archivos al servidor así como cambiarles el nombre o borrarlos. Los administradores deben ser cuidadosos al configurar los niveles de acceso de un servidor FTP.

El FTP es un protocolo orientado a sesión. Los clientes deben abrir una sesión en la capa de aplicaciones con el servidor y luego realizar una acción como una descarga o una carga por ejemplo. Si la sesión del cliente permanece inactiva durante un cierto tiempo, el servidor desconecta al cliente. Este lapso de inactividad recibe el nombre de tiempo de espera. La duración del tiempo de espera del FTP varía según el software.

Servicios web

La World Wide Web es el servicio de red más notorio. En menos de una década, la World Wide Web se ha convertido en una red global de información, comercio, educación y entretenimiento. Millones de compañías, organizaciones e individuos mantienen sitios web en la Internet. Los sitios web son conjuntos de páginas web almacenadas en un servidor o grupo de servidores.

La World Wide Web se basa en el modelo cliente-servidor. Los clientes solicitan establecer sesiones TCP con servidores web. Una vez establecida la sesión, un cliente puede solicitar datos al servidor. Las peticiones del cliente y las transferencias del servidor son regidas por el protocolo HTTP. El software del cliente de la web incluye navegadores de interfaz gráfica tales como el Netscape Navigator y el Internet Explorer.

Las páginas web se alojan en computadoras que ejecutan el software de servicios web. Los dos paquetes de software para servidores web más comunes son el Microsoft Internet Information Services (IIS) y el Apache Web Server. El Microsoft IIS funciona sobre plataformas Windows y el Apache Web Server funciona sobre plataformas UNIX y Linux. Están disponibles paquetes de software de servicios web para casi todos los sistemas operativos vigentes hoy en día.

DNS

El protocolo DNS traduce un nombre de Internet, como por ejemplo “www.cisco.com”, en una dirección IP. Muchas aplicaciones se apoyan en los servicios de directorio que provee el DNS para esta tarea. Todos lo navegadores de web, los programas de correo electrónico y los programas de transferencia de archivos utilizan nombres para identificar a los sistemas remotos. El protocolo DNS permite que estos clientes soliciten a los servidores DNS de la red la traducción de dichos nombres a direcciones IP. Las aplicaciones pueden entonces utilizar dichas direcciones para enviar sus mensajes. Sin este servicio de directorios de búsqueda, la Internet sería casi imposible de usar.

DHCP

El objetivo del protocolo DHCP es permitir que las computadoras individuales de una red IP reciban su configuración TCP/IP de uno o varios servidores DHCP. Los servidores DHCP no tienen información acerca de las computadoras individuales en la red hasta que reciben una solicitud de ellas. El objetivo global de este esquema es reducir el trabajo necesario para administrar una red IP de gran tamaño. La unidad de información más significativa que se distribuye de esta forma es la dirección IP, la cual identifica a cada host en la red. El DHCP también permite la captura y la renovación automática de las direcciones IP mediante un mecanismo de uso temporal. Este mecanismo asigna una dirección IP durante un tiempo específico, luego la libera y asigna al host una nueva dirección IP. El protocolo DHCP hace estas funciones mediante un
servidor DHCP, el cual reduce significativamente el tiempo de administración del sistema.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Conectividad y Redes.




Deja un comentario