Configurando un Encaminador IPX


Recordará de nuestra breve descripción de los protocolos utilizados en un entorno IPX que IPX es un protocolo encaminable y que el Protocolo de Información de Encaminamiento (Routing Information Protocol, RIP) se utiliza para propagar la información de encaminamiento. La versión IPX de RIP es bastante parecida a la versión IP. Funcionan esencialmente de la misma manera; los encaminadores difunden periódicamente los contenidos de sus tablas de encaminamiento y otros encaminadores los recogen escuchando e integrando la información que reciben. Los nodos sólo necesitan saber cuál es su red local y asegurarse de enviar datagramas al resto de destinos a través de su encaminador local. El encaminador es responsable de recoger estos datagramas y redirigirlos al siguiente salto de la ruta.

En un entorno IPX, hace falta propagar por la red una segunda clase de información. El Protocolo de Anuncio de Servicio (Service Advertisement Protocol, SAP) transporta información sobre qué servicios están disponibles en qué nodos de la red. Por ejemplo, es el protocolo SAP el que permite a los usuarios obtener listas de servidores de ficheros o de impresión de la red. El protocolo SAP trabaja haciendo que los nodos que proporcionan servicios difundan periódicamente la lista de servicios que ofrecen. Los encaminadores de la red IPX recogen esta información y la propagan por toda la red junto con la información de encaminamiento de la red. Para ser un encaminador IPX compatible, hay que propagar tanto la información RIP como la SAP.
Al igual que IP, el soporte de IPX en Linux proporciona un demonio de encaminamiento llamado ipxd que realiza las tareas asociadas al tratamiento del encaminamiento. De nuevo, igual que en el IP, es en realidad el kernel el que administra el redireccionamiento de los datagramas entre las interfaces de red IPX, pero lleva a cabo esto de acuerdo con un conjunto de reglas recogidas en la tabla de encaminamiento IPX. El demonio ipxd mantiene actualizado ese conjunto de reglas escuchando a todas las interfaces de red activas y analizando cuándo es necesario un cambio de enrutamiento. El demonio ipxd también responde a las peticiones de los nodos de una red conectada directamente que piden información de encaminamiento.
El comando ipxd está disponible preempaquetado en algunas distribuciones, y en forma de código fuente mediante FTP anónimo a http://metalab.unc.edu/ en el fichero /pub/Linux/system/filesystems/ ncpfs/ipxripd-x.xx.tgz.
No es necesario configurar el demonio ipxd. Cuando es lanzado, él automáticamente administra el en-caminamiento de los dispositivos IPX que han sido configurados. La clave está en asegurarse de que todos los dispositivos IPX están configurados correctamente utilizando el comando ipx_interfaces antes de lanzar ipxd. Aunque la autodetección puede funcionar, cuando esté haciendo funciones de encaminamiento es mejor no correr riesgos, así que configure manualmente las interfaces y ahórrese problemas de en-caminamiento molestos. Cada 30 segundos, ipxd reinspecciona todas las redes IPX enganchadas y las administra automáticamente. Esto proporciona una manera de administrar redes en interfaces que pueden no estar activas todo el tiempo, como las interfaces PPP.
Normalmente ipxd es lanzado en tiempo de inicio desde un script de inicio rc como éste:
# /usr/sbin/ipxd
No se necesita un caracter & porque ipxd se pone por defecto en segundo plano. Aunque el demonio ipxd es útil sobre todo en máquinas que actúan como encaminadores IPX, también es útil a los nodos en segmentos donde existen múltiples encaminadores. Cuando se especifica el argumanto -p, ipxd actuará pasivamente, escuchando la información de encaminamiento del segmento y actualizando las tablas de encaminamiento, pero no transmitirá ninguna información de encaminamiento. De esta manera, un nodo puede mantener actualizadas sus tablas de encaminamiento sin tener que solicitar las rutas cada vez que quiera contactar con un nodo remoto.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Conectividad y Redes.




Deja un comentario