Consenso de Washington sobre la sociedad de la información


Para algunos especialistas, el modelo de desarrollo originado en la “sociedad de la información” y el neoliberalismo económico, tuvo su origen en el llamado Consenso de Washington de 1990. En esta conferencia, el grupo de países más desarrollados del orbe delimitaron una serie de lineamientos económicos encaminados a que los entonces llamados “países en vías de desarrollo” pudieran alcanzar grados similares de avance en sus propias economías.

Dichos dictados se pueden sintetizar en 3, a saber:

  1. La privatización de las industrias de las telecomunicaciones.
  2. La desregulación del mercado de las telecomunicaciones.
  3. La búsqueda del acceso global a las TIC.

Ello comenzó por detonar el auge privatizador de las industrias que serían la punta de lanza de las TIC, las telefónicas, que entonces se encontraban bajo la rectoría del Estado en las economías hoy llamadas emergentes.

Esta serie de ideas y acciones, lo mismo ganó duras críticas. Por un lado, los críticos manifestaron, y aún continúan haciéndolo, que la serie de privatizaciones han permitido la conformación de una segunda versión del imperialismo, teniendo al desarrollo tecnológico y a su transferencia como medidas de presión de la industria de las telecomunicaciones y de los países ricos sobre los países pobres.

Consenso de Washington sobre la sociedad de la información

Por otra parte, los que han apoyado este tipo de medidas, se manifiestan a favor de su expansión debido a que las TIC aceleran de manera notable los intercambios comerciales, abaten costos, estimulan la innovación y permiten un crecimiento a escala global de productos y servicios que en un mercado doméstico estarían condenados a desaparecer por la nula o pobre demanda.

Sin embargo, y con ciertos matices derivados de su punto de partida, ambos grupos coinciden en la preocupación por lo que se ha denominado la brecha digital. Este concepto surge de la baja posibilidad por parte de ciertos grupos sociales para tener acceso a las TIC. Se trata de un asunto de la mayor importancia porque ha generado un segundo nivel de analfabetismo, pues ahora ya no sólo hay quien no sabe leer y escribir, sino quien por alguna razón, además de eso, desconoce y no sabe utilizar las TIC. La condena ahora parece irremediable, pues para algunos grupos el mundo se encuentra varios años más adelantado que ellos y, lo más preocupante, avanza a un ritmo muchísimo más rápido.

Este desarrollo de las TIC encuentra en el número y tipo de conexiones a Internet, su columna vertebral, pues hasta ahora el vehículo a través del cual se ha podido fraguar esta idea es precisamente Internet. De ahí la importancia de las industrias de telecomunicaciones y de la tecnología de punta para volverlas cada vez más rápidas, asequibles y accesibles.

Luego, resulta indispensable que cada persona no sólo aprenda a utilizar las herramientas de la “sociedad de la información”, ciertamente no tan complicado, sino que las tome como punto de partida en franca búsqueda de la innovación, de una sociedad más y mejor informada, así como para la generación y difusión del conocimiento.

Para revisar los avances y procurar un desarrollo más homogéneo y equitativo de la “sociedad de la información” en el 2003 se llevó a cabo la primera Cumbre de la Sociedad de la Información en la ciudad de Ginebra, Suiza. La declaratoria final de esta cumbre, asevera que la Sociedad de la Información debe estar centrada en la persona, integradora y orientada al desarrollo, en que todos puedan crear, consultar, utilizar y compartir la información y el conocimiento, para que las personas, las comunidades y los pueblos puedan emplear plenamente sus posibilidades en la promoción de su desarrollo sostenible y en la mejora de su calidad de vida, sobre la base de los propósitos y principios de la “Carta de las Naciones Unidas”.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Internet.




Deja un comentario