Corriente en conexiones


La corriente eléctrica es el flujo de cargas creado cuando se mueven los electrones. En los circuitos eléctricos, la corriente se debe al flujo de electrones libres. Cuando se aplica voltaje, o presión eléctrica, y existe un camino para la corriente, los electrones se desplazan a lo largo del camino desde la terminal negativa hacia la terminal positiva. La terminal negativa repele los electrones y la terminal positiva los atrae. La letra “I” representa la corriente. La unidad de medición de la corriente es el Amperio (A). Un Amperio se define como la cantidad de cargas por segundo que pasan por un punto a lo largo de un trayecto.

Si se piensa en el amperaje o corriente como la cantidad o volumen de tránsito de electrones que fluyen,
entonces, se puede pensar que el voltaje es la velocidad del tránsito de los electrones. La combinación de
amperaje y voltaje es equivalente al vatiaje. Los dispositivos eléctricos tales como las ampolletas, los
motores y las fuentes de alimentación para computadores se clasifican en términos de vatios. Un vatio es la
cantidad de energía que un dispositivo consume o produce.

Es la corriente o el amperaje de un circuito eléctrico la que en realidad hace el trabajo. Por ejemplo, la
electricidad estática tiene un voltaje muy alto, tanto que puede saltar una brecha de una pulgada o más. Sin
embargo, tiene muy bajo amperaje y, como resultado, puede producir un choque pero no daños
permanentes. El motor de arranque de un automóvil opera a tan sólo 12 voltios pero requiere un amperaje
muy alto para generar la energía suficiente para hacer que el motor del auto arranque. Un rayo tiene un
voltaje muy alto y un amperaje alto y así puede causar graves daños o lesiones.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Conectividad y Redes.




Deja un comentario