Crear un blog con Squarespace


Explicar qué es Squarespace con pocas palabras es una tarea complicada. No porque ofrezcan un servicio totalmente especializado que no habíamos visto hasta ahora (en algunos aspectos se asemeja a Blogger o WordPress.com), sino porque agrupa en sí toda una serie de aspectos que muchos bloggers utilizan habitualmente.

Si bien con otras opciones nos vemos forzados a contratar los diferentes servicios de alojamiento, diseño, etc de forma separada, Squarespace ofrece la posibilidad de hacer todo eso en una misma plataforma y con una facilidad que hasta ahora pocos competidores ofrecen.

En esta entrada intentaremos hacer un análisis a fondo para que conozcáis cuáles son estas posibilidades, que son muchas y muy interesantes.

Una vez que tenemos una cuenta creada en Squarespace veremos que el panel principal presenta 3 secciones o editores: de contenido, de estructura y de estilo.

Editor de estilo
Aquí es donde se encuentran todas las opciones relacionadas con el diseño de nuestro blog. Squarespace incorpora de serie un número limitado de templates para todos los usuarios, que vienen a cumplir una función similar a la de los temas en WordPress. La diferencia es que con un par de clicks podemos cambiar totalmente el aspecto de nuestra bitácora, y las opciones no son pocas.

En Banner & Navigation, por ejemplo, es donde se encuentra todo lo relacionado con la forma estructural del blog y donde podemos escoger entre diferentes formatos: una columna, dos columnas, encabezado más arriba o abajo, etc. Y lo mejor de todo es que podemos cambiar el ancho de las columnas arrastrando las diferentes barras de medición. Así nos ahorramos los quebraderos de cabeza que muchos sufren en WordPress, Typepad o Blogger cuando intentan hacer modificaciones de este tipo.

Pero claro, también hay una gran cantidad de usuarios que tienen los conocimientos técnicos para realizar este tipo de cambios sin necesidad de ayuda. No hay problema, porque dentro del editor de estilo hay una sección llamada Custom CSS en el que podemos cambiar a nuestro antojo cualquier cosa del blog que queramos, al más puro estilo tradicional.

Dentro de este apartado de Squarespace me gustaría destacar también el editor de fuentes donde podemos seleccionar, sin ningún tipo de complicación, la fuente de cada uno de los apartados de nuestro blog y cambiarla rápidamente. Ya sea el tipo, el tamaño, el color, añadir algún borde o de imagen de fondo, etc.

Editor de estructura
Lo que ocurre en este editor es que todo el diseño que hayamos realizado anteriormente en el editor de estilo puede ser llevado más lejos. Por ejemplo, si hemos decidido que nuestro blog tendrá una columna principal y un sidebar a la derecha, existen una serie de opciones dentro de cada una de ellas que nos permiten darle un mayor grado de personalización.

Cuando intentemos añadir algún tipo de sección a la barra lateral nos encontraremos con una amplia variedad de posibilidades, que van desde la típica caja de búsqueda o los iconos del feed de RSS, hasta estructuras más complejas como galerías de fotos, mapas o simples páginas de HTML totalmente modificables.

Hablar de todas estas opciones que se presentan nos podría llevar mucho tiempo, porque dentro de cada una se abre un abanico de posibilidades enorme que nos permite personalizar cada parte hasta límites insospechados. Obviamente estas opciones no quedan limitadas a las posibles barras laterales, sino que también se pueden aplicar a la hora de modificar los contenidos del pie de página o del header como más nos convenga.

Editor de contenidos
Aquí sí que ya entramos en un terreno más parecido al que nos ofrecen otros servicios como WordPress o Blogger. La única diferencia es que no es necesario entrar en el típico panel de administración, sino que es suficiente con hacer click en la parte superior de nuestro blog (Post new entry) para poder comenzar a escribir, pudiendo hacerlo directamente a través de un editor visual, HTML o Textile.

Otros aspectos

Pero la cosa no se queda aquí porque hay muchos más aspectos destacables sobre Squarespace. Llegados a estas alturas supongo que alguno se habrá preguntado: si ya tengo mi blog en otra plataforma, ¿puedo traerlo a Squarespace?, y si decido crearlo en Squarespace, ¿queda ahí permanentemente? las respuestas a esas dos preguntas son sí y no, respectivamente.

Una las opciones interesantes es que se permite la importación y exportación de cualquier tipo de contenido de otros cuatro servicios: WordPress, Blogger, Movable Type y TypePad. Lo mejor todo es que a través de la opción de Blog Importer no sólo podremos mover las entradas y los comentarios que ya tengamos, sino que Squarespace se encarga automáticamente de incorporar todas las fotos, vídeos o URLs de nuestro viejo blog.

Y para manejar los contenidos de nuestras redes sociales, ¿también tenemos opciones? claro que sí. Squarespace ofrece tres aplicaciones nativas que trabajan con Flickr, Twitter y RSS. En cada una de ellas podremos modificar una cantidad importante de características, desde la información a mostrar por cada uno de esos apartados hasta el aspecto visual que tomarán cada uno de ellos. E igual que antes, con muchísima facilidad y sin la necesidad de tener conocimientos técnicos.

Precio
Como era de suponer, todas estas opciones no pueden ser gratuitas. Se ofrecen cinco tipos de planes distintos, que van desde el básico de 8 dólares al mes hasta el más completo de 50 dólares. La escala de precios es, en mi opinión, la adecuada, puesto que los precios están escalonados y se ajustan más o menos a las necesidades que cada uno puede encontrar para su blog personal o corporativo.

Eso sí, no pagamos sólo por las opciones de edición y visualización porque Squarespace no es solamente eso. También es un servicio de alojamiento (e incluso de compra de dominios) que comienza con 1 GB de espacio y 75 GB de tráfico, pero que se van ampliando hasta la opción más cara de 5 GB de espacio y 400 de tráfico.

Como todos estos servicios están alojados en la nube, tienen la posibilidad de ofrecer lo que ellos mismos llaman “escala inmediata”. Es decir, que si en un momento determinado nuestro blog necesita un mayor ancho de banda para soportar un gran número de visitas como consecuencia de aparecer en Menéame, Digg o incluso Twitter, nunca corremos el peligro de que se caiga el servidor o de que nuestro espacio no esté disponible durante unos minutos u horas.

Conclusión
Como conclusión me gustaría apuntar que seguramente en este análisis nos dejamos muchos aspectos interesantes sobre Squarespace. Por eso, la mejor opción para poder jugar con todas las opciones que ofrece y familiarizarse con el servicio es acudir a la web y registrarse en uno de los períodos de prueba que ofrecen durante 14 días, sin ningún tipo de compromiso y sin necesidad de tener una tarjeta de crédito.

Es una posibilidad muy interesante, y casi única, a la hora de crear nuestro propio blog o el de un cliente. Eso sí, con un aspecto más profesional o cuidado y con la facilidad que los distintos tipos de editores visuales ofrecen.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Blogging.




One Response to “Crear un blog con Squarespace”

  1. Felix Marquez Dice:

    Hola usted hace soporte o charla sobre squarespace
    Gracias.


Deja un comentario