El teclado tiene menos teclas


Si el ser humano es un animal de costumbres, yo soy la máxima expresión, sobre todo por lo animal. Donde se me hizo costumbre –buena o mala- cualquier cosa por simple que sea, no me la vengás a cambiar así como así, por que voy a patalear seguro, te voy a putear por dentro como mínimo y por fuera muy probablemente. Acostumbro además renegar un poco de lo nuevo. Para seguir con las analogías fierreras, como esos viejos que todavía hoy afirman que no hubo mejor auto que el Torino cuando el mas baratito de los Fiat Uno le pasa el trapo en una picada a cualquier distancia y dispone de mil veces mejor tecnología y confort.
Así que que de buenas a primeras al señorito fabricante de laptops se le ocurra que ya no hace mas falta la tecla “Pause” (O Pausa en teclados en español) y disponga deshacerse de la misma para aprovechar mejor el espacio, me molesta. Me molesta bastante, la uso no menos de diez veces al día, que es poco, pero la uso. El tener que recorrer el teclado completo con un dedo buscando en la letra grande primero y en la chiquita después la palabra “pausa” mientras con el otro dedo presiono la tecla Windows, para terminar en: “Mirá vos… No tiene…”, la verdad me jode.
 

Ahora resulta que también está a la moda hacer desaparecer toda la línea de teclas F, desde F1 hasta F12. Donde antes había que utilizar un combo de teclas para acceder a las funciones “especiales” de las mismas, ahora es el comportamiento por defecto: La ex F1 ahora activa o desactiva la salida para monitor externo, F2 y F3 suben y bajan la intensidad del brillo en la pantalla, la que siempre fue F4 ahora activa y desactiva el touchpad y así sucesivamente tecla por tecla. Todo en pos de la usabilidad…
¿Y los viejos animales mal acostumbrados?
¡Mocosito insolente el fabricante! ¿Con que permiso me deja sin F1 que uso cada tanto para leer la ayuda, F2 para renombrar, F3 cuando estoy en Windows para buscar, F4 miles de veces al día para cerrar la ventana?… Debería tener mas respeto por sus mayores.
Ahora cerrar una ventana es Alt + Función + Ex F4. Ya son tres teclas: Se complica. Cuando mecanizaste tanto el Alt + F4 que ya ni mirás el teclado, realmente molesta. Te obliga a detenerte a pensar en una tarea que normalmente hubiera sido rutinaria.
Lógico, mi vieja usa mucho mas lo de subir y bajar el brillo de la pantalla que Alt + F4 para cerrar una ventana. De hecho, nunca usa Alt + F4 ahora que me detengo a pensar. Inclusive, rara vez suelta el mouse, es todo apuntar y clickear para ella. Esto le debe pasar a la gran mayoría de los usuarios de PC pero debemos haber otros tantos que dependemos mas del teclado que del mouse. A todos los demás, –que no necesariamente tienen que ser usuarios experimentados- estoy seguro que esta castración paulatina de teclas que se está viendo les cae tan bien como a mí.
Esta cuestión que ya tiene unos cuantos años empezó cuando las omnipresentes Page Up y Page Down (O Repág Avpág en teclados en español) por ejemplo, fueron violentamente reducidas desde el comodísimo espacio que ocuparon siempre en los viejos teclados estándar a una única tecla que varía de comportamiento en función del combo presionado o a dos mini teclas bien lejos del alcance de los dedos. Total, salvo por quien escribe, nadie mas las usa para nada parece… De ahí en mas fue una bola de nieve que parece que no se va a detener nunca hasta que no hayan reemplazado las teclas de corchetes por una para abrir facebook y otra para twitter o alguna estupidez semejante, y que los que escriben código vayan a quejarse a magoya o se aprendan el equivalente en código ASCII.
Después de haber pasado una tarde entera –con mucho calor por cierto, que no hace mas que empeorar las cosas- renegando con una netbook Dell Mini de esas con pantallita de 13” me dije a mi mismo: “Esto no puede quedar impune“, y acá estoy, escribiendo.
Toda muy linda la netbook salvo por un touchpad “Multi Touch” bastante grande en comparación con el tamaño general del equipo que hace prácticamente imposible tipear sin rozar por error su superficie. Como es “multitouch”, el rozamiento de las palmas de la mano lo interpreta depende de como se le de la gana. Puede que te haga zoom en el documento, o scroll, o te mande el cursor a la otra punta de la pantalla por ejemplo.
No sería ningún problema si no fuera por que al irrespetuoso jovencito diseñador industrial se le ocurrió que nunca nadie necesitaría desactivar tan maravillosa pieza de tecnología, por consiguiente: ¿Para que incluir una tecla que desactive el touchpad? Función de toda la vida si las hay, pero no. En este modelo, el touchpad es imposible de desactivar. Terminé conectando además del mouse USB que ya venía usando, un teclado USB para poder tipear cómodamente sin que se me canse la muñeca por lo poco natural de la postura “anti-rozamiento-de-touchpad”.
Creo que hay interfaces que son casi intocables. No por que estén bien diseñadas si no por los años de acostumbramiento que tienen los usuarios a la misma. El teclado de toda la vida es una de esas interfaces. Con el touchpad pasa exactamente lo mismo. Cualquier modificación al mismo debería empezar por el otro extremo, del lado software para no chocar con la costumbre: Primero hacer que el sistema operativo no necesite nunca mas de la tecla pausa, que no la use para nada. Recién entonces, pasados algunos años, desaparecerla del mapa. Nadie lo notaría.
Ya nada mas falta que se lleven las dos teclas “Windows”, la del menú de inicio y la del menú contextual, total casi nadie las usa…

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Opinión.




Deja un comentario