Enrutado y envío de mensajes (manual administración de redes con Linux)


Exim divide el envío de correo en tres tareas diferentes: el encaminado, el direccionamiento y el transporte. Hay un número de módulos de código para para cada tarea, siendo cada uno configurable por separado. En el archivo de configuración normalmente se instalan un número de diferentes encaminadores, direccionadores y transportes.
Los encaminadores resuelven direcciones remotas, determinando a qué máquina debería enviarse un mensaje y qué transporte debería usarse. En las máquinas conectadas a Internet a menudo hay un solo encaminador, que lleva a cabo la resolución buscando el dominio en el DNS. De forma alternativa, puede haber un encaminador que se encargue de las direcciones destinadas a las máquinas de una LAN local, y un segundo para enviar cualquier otra dirección a una máquina inteligente; por ejemplo, el servidor de correo de un PSI.

Las direcciones locales se envían a los direccionadores, de los que suele haber una gran cantidad, que se encargan de la gestión de los “alias” y de los reenvios así como de la identificación de los buzones locales. Las listas de correo pueden gestionarse mediante direccionadores de “aliasing” o de reenvío. Si una dirección se renombra o se reenvía, cada dirección generada la gestionan los encaminadores o los direccionadores, según sea necesario, de manera independiente. El caso más común, de lejos, será el envío a un buzón, pero los mensajes también pueden enviarse (pipe) a una orden o adjuntarse a un archivo diferente al buzón predeterminado.
Un transporte es responsable de implementar un método de envío; por ejemplo, enviar el mensaje mediante una conexión SMTP o añadirlo a un buzón específico. Los encaminadores y los direccionadores eligen qué transporte usar para cada dirección receptoras. Si un transporte falla, Exim genera un mensaje de rebote o pospone el envío para intentar realizarlo más tarde.
Con Exim goza de una gran libertad para configurar estas tareas. Hay disponibles controladores (drivers) para cada una de ellas, entre los que puede escoger aquellos que necesite. Sólo tiene que describírselos a Exim en diferentes secciones de su archivo de configuración. Primero se definen los transportes, seguidos de los direccionadores y después los encaminadores. No hay nada integrado de manera predeterminada, aunque Exim se distribuye con un archivo de configuración predeterminada que cubre casos sencillos. Si quiere cambiar la política de encaminado de Exim o modificar un transporte, lo más sencillo será partir del archivo de configuración predeterminada para realizar los cambios en vez de intentar crear una configuración completa desde cero.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Conectividad y Redes.




Deja un comentario