Intercambio y compra de enlaces


Una de las maneras de aprovechar la importancia que tienen los enlaces en el posicionamiento en buscadores, olvidando la utilidad que estos pueden proporcionar al usuario, es la compra-venta e intercambio de enlaces entre páginas web.

Los buscadores conocen esta práctica y, si se abusa de la misma, llegan a penalizar las posiciones de ambas webs. Al considerar que una página vende enlaces, decenas o cientos de ellos, a otras páginas que no son de la misma temática, los buscadores la valoran negativamente, y las páginas de destino también heredan esa valoración negativa, por lo que descienden sus posiciones en los resultados.
Es cierto que cada enlace cuenta de manera positiva, pero se han dado casos de páginas penalizadas – por Google – al tener enlaces a webs de compra-venta de enlaces, al recibir enlaces de webs de baja calidad o de compra-venta de enlaces, al insertar contenido de páginas marcadas como ‘poco útiles’ para el visitante, etc.

El caso más extremo se produce con la política de Google hacia las páginas con publicidad que no es de Google. Estas páginas contienen enlaces a otras webs, y no tienen porqué ser de la misma temática, por lo tanto, son poco útiles para el usuario, y si hay muchos enlaces de este tipo, la web que crea los enlaces pierde confianza para el buscador y reduce su posición en los buscadores.
En el cálculo del PageRank – ver más adelante – se ha llegado a notar una bajada en las webs que incluían publicidad de algunos sites (TextLinkAd, Aprendemas, etc.) y no se conoce una causa determinada o explicada por Google, por lo que en los foros se comenta que es debido a tener publicidad no relativa al tema de la página, ya que es lo único que había en común entre todos los sitios web penalizados.
El intercambio, frente a la compra-venta, es una práctica positiva, ya que suele hacerse con páginas de temática similar, beneficia al usuario y a ambos sitios web, por lo que, sin abusar, es recomendable intercambiar enlaces con páginas similares.

Utilizar la etiqueta rel=”nofollow” puede ser útil para aquellos enlaces a los que no se desea pasar importancia, pero provocará que la página de destino tampoco desee pasar importancia a nuestra web, así que ninguna de las dos webs gana nada con el enlace, aunque sí el usuario.
Colocando los enlaces externos en una página de enlaces, esta última recibe menos valor y los enlaces también, así que las páginas de destino ganan el enlace, pero no demasiada relevancia. En el otro extremo, poner los enlaces en la página principal hace que esta reparta en exceso su importancia (o PageRank) y aumenta el valor de los enlaces a las páginas de destino. Si hace esto debe preocuparse de que el enlace a su página web también lo pongan en la página inicial, así el beneficio seguirá siendo mutuo.

Tener una clara política de intercambio de enlaces es fundamental, procurando ser captador de estos, sin parecer egoísta, y proporcionando enlaces a webs similares con cuidado de no perder un posible cliente. Para ello lo mejor es que el enlace se realice con un texto que no pertenezca a nuestras palabras clave.
Un ejemplo sería elegir unas palabras clave de bajo interés, y utilizar estas para crear los enlaces externos. En el caso de una empresa de calzado, tras utilizar Google Trends, se decide que los términos ‘tacones altos’, ‘sandalias’ y ‘deportivas’ son palabras relacionadas con el negocio, pero no palabras clave, y se opta por utilizar estas para enlazar con sitios web del mismo sector. De esta manera se puede enlazar con tres sitios similares, pero no competidores, y recibir tres enlaces de webs con una temática similar.

Estos enlaces deben ser creados poco a poco, ya que un aumento significativo en el número de enlaces rápidamente, puede parecer poco natural al algoritmo de los buscadores.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: SEO y Posicionamiento en Buscadores.




Deja un comentario