La Guerra SEO


1 proceso se denomina Search Engine Optimization, esto puede entenderse como optimización del posicionamiento en los buscadores, y en general se conoce como SEO. Está acabando con Internet, si no es que ya lo hizo. Me he quejado de esto antes, pero es demasiado tarde para hacer algo al respecto salvo quejarme más.
En esencia, el proceso implica engañar a Google o Bing o Yahoo para que posicione tu sitio web en particular en un puesto mejor que la competencia al manipular los trucos empleados por Google y otros buscadores para ubicar los sitios en primera instancia. El problema de esta técnica es que arruina la experiencia de búsqueda de los usuarios y también exige a los administradores de los motores de búsqueda trabajar continuamente en medidas de respuesta a fin de minimizar el impacto de las malévolas técnicas de SEO. Luego estas últimas se adaptan a los cambios, y entonces se repite el ciclo por segunda vez, y así.
Esta guerra escondida es la razón por la cual no hay empresa de consultoría grande ni truco de SEO importante que haga esto. Todo es clandestino y consiste en miles de especialistas individuales quienes asesoran a unas cuantas empresas y hablan entre sí a escondidas. Nadie puede hacerse demasiado grande -como un servicio de suscripción- porque Google y Microsoft simplemente se suscribirían y tomarían acción enseguida. Como está el asunto ahora, hay un tiempo de demora lo bastante largo entre la implementación de un truco de SEO y la contramedida de una empresa o individuo para recibir mucha atención y ganar más dinero. El resultado es una especie de carrera en el mundo de las búsquedas.
El problema, así como lo veo, son los resultados espantosos de ciertas búsquedas que arruinan la experiencia del usuario final. Prueba a encontrar la mejor oferta de teléfonos celulares. Hazlo mediante la utilización de un motor de búsqueda. Cada hit es algún sitio comercial que trata de venderte algo. Casi siempre que pides algún
consejo, las páginas se atascan con cosas en venta. ¿Y qué tal si no quieres desembolsar en nada y sólo deseas averiguar algo o conocer los hechos? Imposible. Los resultados casi nunca se enlazan a una revisión comparativa.
También se recurre a toda clase de ardides. Mi favorito es el sitio que finge revisar los tres, cuatro o cinco mejores productos. Por lo general está diseñado para vender uno de ellos; lo vamos a llamar producto B. Las reseñas tienden a mostrar que sólo dos de los productos de las categorías A y B son en verdad buenos. C y D son terribles. Hasta ahora parece objetivo, ¿verdad? Entonces el reseñista profundiza en los detalles y desglosa las diferencias entre A y B. Ambos poseen utilidad y calidad semejantes. Pero, esperen un poco, A es carísimo y B, pese a todos sus defectos menores, representa tanto la mejor oferta. Dale clic aquí para comprar B.
Antes de que acabemos con Internet, éste será el único tipo de sitio que existirá. Ah, por cierto, el producto B es una auténtica mugre, ¿entendido?
Es mejor que quienes sólo tienen unas cuantas fuentes fidedignas en lugar de realizar búsquedas ciegas cuando se trata de análisis comparativos. Pero puedo asegurarles que la mayoría de la gente empleará Google, Bing o Yahoo antes.
Es posible distinguir qué tan bien o mal operan las contramedidas de los motores de búsqueda cuando buscas algo, y le das clic a una liga y ésta te conduce a otro motor de búsqueda con el mismo término autoentrada en su motor. Este truco me mata y enfurece. Andas en busca de algo inofensivo, como un tapón de llantas,
y el resultado que obtienes es una de esas páginas que son motores de búsqueda falsos con un montonal de anuncios relacionados con tapones de llantas y muchas veces publicidad mostrada por Google AdSense. ¿Cómo es posible que suceda esto?
Mi consejo para los administradores de los sitios web, cuando vean este tipo de resultado, es que se pongan en contacto con ESE sitio y contraten al consultor que realiza las labores de SEO para él. Esto no es mera casualidad.
Hay una preocupación súbita por la SEO. Tal vez se trata sólo de una epidemia en Silicon Valley, pero no puedes postear en tu blog sin que los demás se inquieten por las implicaciones de la SEO. “iNo, emplea un término distinto!” iLas faltas de ortografía captan atención!”
No sé dónde terminará todo esto al final, pero es como el movimiento del código libre. Depende de un grupo grande y confuso de expertos, y ese grupo sigue en crecimiento. Les puedo asegurar que hay más fulanos pensando en la SEO que individuos en Google pensando en cómo frenarla. Es como si los codificadores que apoyan el software libre superaran a los de Microsoft.
Ahora todas las personas que han creado un sitio web leen más y más del tema de la SEO. Entonces, esperen un poquito, y prepárense para una plaga total en Internet donde no llegarás a lo que buscas.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Opinión.




Deja un comentario