La Internet de banda ancha, una breve explicación


¿Te acuerdas de ISDN? Hace diez años esa tecnología problemática era la vanguardia del acceso a Internet de banda ancha. Por suerte la adopción de cable módems y DSL, así como el acceso a Internet mediante 3G llevó conexiones rápidas y permanentes a la mayoría de los hogares. La banda ancha empezó a ganar impulso de verdad a principios de la década, según Nielsen, quien proclamó en marzo de 2002 que aquélla “se había masificado”, pues los usuarios de alta velocidad superaron a los de la conexión por línea conmutada. Hoy, Forrester Research dice que hay 80.9 millones de hogares con banda ancha, tan sólo en los Estados Unidos.
La conectividad permanente de banda ancha hizo esencial a Internet. Puso los cimientos de las descargas de audio y video (no siempre legales), los videos a la carta, las compras de cualquier cosa desde tiendas
online como Amazon.com, las redes sociales, las llamadas telefónicas VoIP, las videoconferencias y otras cosas.
Sin embargo, el poder transformador de la banda ancha se extiende más allá del hogar. La adopción de la banda ancha coincidió con la confluencia de dos fuerzas trascendentales: la globalización de las empresas y los progresos en las conexiones de redes corporativas. Y eso marcó el inicio de una nueva era de comercio electrónico que cambió el modo como las empresas operan y llegan a los consumidores. La velocidad con que estas fuerzas pararon la economía global fue enorme, y el impacto global ha sido profundo.
Nunca antes una sola tecnología había transformado de manera más radical la economía global y la manera como vivimos.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Conectividad y Redes.




Deja un comentario