Los niños pequeños y el computador


Para nosotros los adultos, el computador conectado a Internet es una herramienta de trabajo además de un medio de entretención. La utilidad que nos brinda en el día a día en la oficina es invaluable, imagínense hacer todo lo que se hace normalmente pero a mano.

Pero ¿qué pasa con los niños?, estos no trabajan, ¿les compramos computadores para su entretención solamente?

Pues si, para un niño el computador es el más grande juguete se le puede entregar. Puede ver sus tiras cómicas, ver videos, escuchar música, juegos… en especial juegos.

Lamentablemente, un niño frente a un computador es una esponja que absorbe y absorbe sin parar, no tiene el dominio de si mismo para despegarse de él. Ahí es donde nosotros los adultos entramos. Si no controlamos a este niño, se podrían cumplir las siguientes formulas:

Niño + computador = obesidad
Niño + computador = violencia
Niño + computador = epilepsia
Niño + computador = problemas a la vista
Niño + computador = hiperactividad

 ¿Entonces, no le compremos computador?

Al contrario, el niño necesita de computadores, no puede ir fuera del tren tecnológico que lo lleva a enfrentar esta sociedad, sino, sería un inadaptado.

Debemos tener claro que la culpa no es del computador, la culpa la tienen sus padres que no controlan lo que esta haciendo en el computador, el padre siempre debe indicarle al niño en que debe entretenerse y por cuanto tiempo (rayado de cancha), dejárselo claro antes de que encienda el computador, supervisarlo durante su uso, y hacer respetar inflexiblemente el momento en que es la hora de apagarlo para realizar otras actividades.

Esto es vital para que no se cumplan las formulas anteriormente vistas, ya que como les indicaba, el niño no tiene control de si mismo.

Pero si solo es un medio de entretención para el niño.

Para el niño, el computador es un medio de entretención máxima, pero para nosotros es una gran herramienta de educación, por eso debe de estar bajo nuestra supervisión todo el tiempo.

Existe infinidad de material didáctico para computadoras especialmente desarrollados para niños, desde los primeros meses de vida, hasta que solos se den cuenta que es una herramienta.

Mi esposa, Licenciada en Educación en la Universidad de Playa Ancha de Ciencias de la Educación de Valparaiso, en la muy difícil carrera de Educación Diferencial, con Mención en Deficiencia Mental y Pos título en Audición y Lenguaje, además de afectividad y sexualidad, en otras palabras, una voz de peso en temas de educación a niños con distintos trastornos, ha visto en el computador una herramienta clave en la educación, donde al mismo tiempo entretiene y educa a sus peques en la escuela donde trabaja.

Utiliza medios audiovisuales como son los “Baby Einstein”, una serie de videos educativos con música clásica de fondo, parecido al efecto Mozart, donde se les enseña las partes del cuerpo, las estaciones del año, el espacio, el mar e infinidad de temas educativos desde los primeros meses de vida, Además de apoyo con láminas en el mismo computador, cuentos con movimiento, grabación por medio de su cámara Web, donde los niños realizan actividades y se graban para que ellos mismo se vean realizando las actividades. He infinidad de otras técnicas para poder educar sanamente.

Ella siempre ha recomendado utilizar software educativo a los niños, como son la Colección de Pipo, El Conejo Lector, Abrapalabra, etc. Con estos, los niños tendrán mucho material de entretención y educativo, rechazando en lo posible cualquier juego de acción, porque hace aflorar al niño rabia y frustración en vez de sana entretención. De preferencia ni siquiera instalarlos para “no caer en la tentación”.

Reitero, la supervisión de un adulto es vital para aprovechar al máximo las posibilidades de un computador, recordar tiempos adecuados, no más de 1 hora, y ser categórico y establecer normas claras en el momento de apagar el equipo, aunque el niño llore y pataleé, así tendremos niños sanos, cultos y serenos.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Opinión.




Deja un comentario