Mantener limpio el computador es muy importante


La limpieza y puesta a punto del software de nuestro equipo es muy importante para que nuestro sistema funcione a una velocidad adecuada y nuestros programas corran correctamente, con el tiempo y nuestro descuido, el equipo se va llenando con programas basura, por ejemplo: barras de herramientas inútiles, archivos que ocupan espacio y que ya no necesitamos, relojitos y chucherías dando vueltas por el escritorio y que ya no tomamos en cuenta, software que se descarga sin que nos hayan pedido autorización, fragmentación del disco duro e infinidad de otras aplicaciones que ralentizan el computador.

A muchos de nosotros nos ha tocado una inspiración divina y nos hemos dado una vuelta por el panel de control, dedicándonos a limpiar nuestro equipo de todo este material inútil, dejando muchas veces al equipo a una velocidad mucho mayor que no nos acordábamos que tenía.

Pero a pocos se nos ha ocurrido alguna vez destapar nuestro computador y ver la cantidad de polvo, telarañas, insectos y variadas cosas que podríamos encontrar dentro del equipo y dedicarnos a sacar esa infinidad de material orgánico, cultivo hidropónico y abono que pocos saben que podría dañar nuestra preciada herramienta de trabajo y diversión.

El polvo dentro del equipo es muy perjudicial, ya que se acumula entre los contactos de la circuitería interna del equipo, este polvo, al humedecerse por acción del aire “húmedo” ya sea por el invierno, o por vapor liberado en la cocina o vapor de una ducha caliente a la salida del baño, genera pequeños cortocircuitos de menor a mayor grado dependiendo de que tan húmedo esté ese polvo.

En algunos casos menos graves veremos que nuestros programas se cierran inesperadamente, o mensajes de error de memoria o extremada lentitud, que los atribuimos erróneamente a la acción de virus, y luego de escanear completamente nuestro equipo, el programa antivirus no detecta nada. Y en casos muy graves, nuestro computador no encenderá, porque se quemó alguna tarjeta interna.

Donde más se acumula polvo es en el sistema de disipación de calor de la CPU. El ventilador que cumple la función de empujar aire hacia el procesador para enfriarlo también empuja polvo, acumulándolo entre las paletitas metálicas que lo enfrían, produciendo un aumento de la temperatura, y por lo mismo, fallos en los procesos. Por el mismo efecto del ventilador, se acumula polvo en la memoria ubicada al lado de la CPU. También se acumula polvo entre la placa madre alrededor del sistema de enfriamiento.

En menor grado, se acumula polvo a nuestras tarjetas de video, de red u otra que tengamos adosada a las ranuras de expansión.

Una manera que yo ocupo para sacar este polvo es usando una brocha de pintura (obviamente sin pintura) y pasarla por cada parte interna del equipo, a medida que se va limpiando, se va soplando, para desprender todo ese polvo dañino.

Se sacan las memorias y se hace lo mismo con la brocha.

Se sacan las tarjetas de red, video, y cualquier dispositivo de expansión, y se limpian.

Se desconectan los cables del disco duro, DVD, disquetera si aun la tienen, y se limpian también con la brocha, tanto los cables como el dispositivo.

Y finalmente se vuelve a colocar todo en la misma posición de donde se sacó, no vallan a confundirse y ponerlas en otro lugar, si no están seguros, anotar donde va cada cosa antes de sacarla.

Como pueden ver, no solamente los virus pueden producir problemas a nuestro computador, la limpieza física es vital para mantener los circuitos en excelente estado, dando más tiempo de vida a nuestros preciados equipos.

Si no se sienten seguros de realizar esta operación, pidan a una persona calificada en mantención de equipos para que la realice.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Computadores.




Deja un comentario