Me quiero comprar un tablet


Día a día se hace mas normal ver una o varias personas “pelar” un Tablet (generalmente un Ipad) en un bar y comunicarse con el mundo gracias a la misma. También me ha llamado bastante la atención (en este blog muestro la hilacha que más que gran observador soy bastante chusmo) ver un par de ocasiones a mozos mayores que se quedan virtualmente embobados con esos “bichitos”. Y no es para menos, ya que la primera vez que estamos en contacto con una tableta, y mas si se trata de un Ipad, nos damos cuenta que estamos ante un producto extremadamente llamativo y tentador, incluso hasta para el mas acérrimo enemigo a la manzana.

(“Desde que tengo la Newton no necesito otra cosa”)
Y la verdad es que esta nueva “familia” de gadgets la esta rompiendo en el mundo. En gran parte por lo espectacular de la interfaz y por haber cubierto un nicho que faltaba (ni hablar los nichos que nadie se imaginaba como los chicos que la piden sobre consolas portátiles como la Nintendo DS).
Así que hasta ahora tudu lindu y tudu legal, pero… ¿Realmente las tablets pasan de ser un “hermoso bichito” a algo que, en caso de disponer del dinero, me gustaría tener? En mi caso no. Sigo prefiriendo un aparato con un OS que conozco bien desde hace lustros.
Aparte como vivo en ciudad chica tampoco le daría demasiada utilidad, ya que no son un celular ni tampoco una notebook y para salir con un celular ya eligiría un “bichito” como el Galaxy S que tiene semejante pantallón y hace casi lo mismo que el Galaxy Tab, pero como habrán leído, me gustan mas los celulares con Qwerty.
Así que, al igual que muchos amigos que usan mucho su portátil, “los ipads” son unos hermosos aparatos con los cuales podrían jugar pero que ocuparían mas lugar en la mochila (en mi caso la mochila del técnico informático) pero que, en caso de necesitar algo “pelaría” la Notebook o el Celular.
Esto sería algo así como la moto que se compró un amigo por “calentura”. El flaco tiene auto, moto y bicicleta. Cuando tiene que laburar usa el auto y cuando hace ejercicios salimos en bici ¿La moto? Un caño, pero tiene menos kilómetros que San Marino.
Es como que la tablet solapa acciones y necesidades de otros gadgets ¿No?
¿Y vos? ¿Te comprarías un tablet? ¿Para qué lo usarías y qué dejarías de usar?

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Opinión.




Deja un comentario