Métrica de encaminamiento


Hay que contar con los encaminamientos dinámicos para elegir la mejor ruta hasta nuestro puesto o red de destino basandonos en el número de saltos. Los saltos son las pasarelas que un datagrama debe atravesar antes de llegar al puesto o la red. Cuanto más corta sea una ruta en mejor consideración la tendrá RIP. Las rutas muy largas con 16 saltos o más son consideradas como inusable y son descartadas.
RIP controla la información interna de encaminamiento de su red local, pero tiene que ejecutar gated en todos los puestos. En el momento del arranque, gated comprueba todas las interfaces de red activas. Si hay más de una interfaz activa (sin contar la interfaz loopback), asume que el puesto está intercambiando paquetes entre varias redes e intercambia y emite activamente información de encaminamiento. De cualquier forma, las actualizaciones de RIP solo se recivirán pasivamente y se pondrá al día la tabla de encaminamiento local.
Cuando se transmite información según la tabla de encaminamiento local, gated calcula la longitud de la ruta atendiendo al llamado valor métrico asociado a la entrada de la tabla de encaminamiento. Este valor métrico lo decide el administrador del sistema cuando configura el encaminamiento, y debe reflejar el valor actual de la ruta.5 Por tanto, la métrica de la ruta a una subred a la que el puesto está directamente conectada debe ser siempre cero, mientras que una ruta que vaya a través de dos pasarelas debe tener una métrica de dos. De todos modos, no deberá preocuparse por las métricas si no usa RIP o gated.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Conectividad y Redes.




Deja un comentario