Operación del SNMP


El SNMP es un protocolo de la capa de aplicación diseñado para facilitar el intercambio de la información de administración entre los dispositivos de red. Al usar el SNMP para tener acceso a los datos de información de administración, tales como los paquetes enviados a una interfaz cada segundo o el número de conexiones TCP abiertas, los encargados de las redes pueden administrar más fácilmente el rendimiento a fin de encontrar y resolver los problemas en las redes.

El SNMP es en la actualidad el protocolo más popular para la administración de redes corporativas, universitarias y de investigación.

La actividad de estandarización continúa aun cuando los proveedores desarrollan y lanzan al mercado aplicaciones administrativas novedosas basadas en el SNMP. El SNMP es un protocolo sencillo, aunque su conjunto de funciones es lo suficientemente poderoso como para manejar los difíciles problemas relacionados con la administración de redes heterogéneas.

El submodelo Organizacional para la administración de redes basada en el SNMP incluye cuatro elementos:

• Estación de administración (NMS)

• Agente de administración

• Datos de información de administración

• Protocolo de administración de red

La NMS es generalmente una sola estación de trabajo independiente, pero puede implementarse entre varios sistemas. Incluye un conjunto de programas los cuales se denominan la Aplicación de administración de redes (NMA). La NMA incluye una interfaz de usuario que permite a los administradores autorizados la administración de la red. Responde a los comandos del usuario y emite comandos a los agentes de administración en toda la red. Estos últimos son plataformas y dispositivos claves de la red, otros hosts, routers, puentes y hubs, equipados con SNMP a fin de que puedan ser administrados. Responden a peticiones de información y a peticiones de acción por parte de la NMS, tales como peticiones de sondeo, y pueden proporcionar a la NMS información importante pero no solicitada tales como las notificaciones de incidentes conocidas como traps. Toda la información de administración de un agente en particular se guarda en la base de datos de información de administración de dicho agente. Un agente puede realizar el seguimiento de:

• Cantidad y estado de sus circuitos virtuales.

• Cantidad recibida de ciertos tipos de mensajes de error.

• Cantidad de bytes y de paquetes que entran y salen del dispositivo.

• Longitud máxima de la cola de entrada para los routers y otros dispositivos de internetworking.

• Mensajes de broadcast enviados y recibidos.

• Interfaces de red que se desactivan y que se activan.

La NMS realiza la función de monitoreo mediante la recuperación de los datos de la MIB. La NMS puede hacer que se inicie una acción en un agente. La comunicación entre el administrador y el agente se realiza mediante un protocolo de administración de la red de la capa de aplicaciones. El SNMP utiliza el Protocolo de datagrama de usuario (UDP) y se comunica mediante los puertos 161 y 162. Actúa mediante un intercambio de mensajes. Los tipos de mensajes más comunes son tres:

• Get (Obtener): permite a la estación administrativa recuperar el valor de los objetos de la MIB correspondientes al agente.

• Set (Establecer): permite a la estación administrativa establecer el valor de los objetos de la MIB correspondientes al agente.

• Trap: permite al agente notificar de eventos significativos a la estación administrativa.

Este modelo se conoce como un modelo de dos niveles. Sin embargo, este modelo considera que todos los elementos de la red se pueden administrar mediante SNMP. Ese no es siempre el caso ya que algunos dispositivos cuentan con una interfaz de administración propietaria. En esos casos se requiere de un modelo de tres niveles. Un administrador de redes que desee obtener información o controlar ese dispositivo propietario se comunica con un agente intermediario. El agente intermediario traduce entonces esta petición SNMP del administrador a la forma adecuada para el dispositivo en cuestión y utiliza el protocolo de administración propietario que sea apropiado para comunicarse con el dispositivo. Las
respuestas del dispositivo hacia el agente intermediario se traducen en mensajes SNMP y se envían de vuelta al administrador.

Las aplicaciones administrativas de red a menudo descargan parte de la funcionalidad administrativa en una sonda RMON (de monitoreo remoto). La sonda RMON recoge información de administración a nivel local y el administrador de la red recupera periódicamente un resumen de dicha información.

La NMS es una estación de trabajo común que ejecuta un sistema operativo típico. Cuenta con una gran cantidad de RAM para guardar todas las aplicaciones administrativas que funcionan simultáneamente. En ella se ejecuta una pila convencional de protocolos de red, como TCP/IP. Las aplicaciones administrativas de la red se apoyan en el sistema operativo del host y en su arquitectura de comunicaciones. Ejemplos de aplicaciones administrativas de red son la Ciscoworks2000, la HP Openview y el SNMPv2c.

Como ya se ha mencionado, el administrador puede ser una estación de trabajo independiente centralizada que envía peticiones a todos los agentes, sin tener en cuenta dónde están ubicados. En una red distribuida, una arquitectura descentralizada resulta más apropiada, al proveer una NMS local para cada red local. Estas NMS distribuidas pueden actuar de acuerdo a una arquitectura cliente-servidor, en la que una NMS actúa como un servidor maestro y las otras como clientes. Los clientes envían sus datos al servidor maestro para que éste centralice su almacenamiento. Una alternativa es que todas las NMS distribuidas tengan responsabilidades similares, cada una con sus bases de datos de administración propias, de modo que la información de administración se distribuya de par a par entre las NMS

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Conectividad y Redes.




Deja un comentario