Pantalla Samsung ST500 DualView


Ultimamente veníamos con pocos reviews de cámaras de fotos así que agradezco a Samsung por prestarme durante unos días uno de los modelos con más publicidad en los últimos meses, la cámara con doble pantalla de LCD, la tradicional y una mini pantalla frontal ideal para la “autofoto”.

Si bien Samsung no se caracteriza por la gran calidad de sus sensores si lo hace por la innovación, les gusta agregar funcionalidades distintas y nuevas o simplemente probar nuevos formatos.

En el caso de la ST500 se nota una gran calidad, una enorme pantalla touchscreen y esta pantalla frontal que la diferencia del resto y la hace tan llamativa.

A continuación el review y mis impresiones sobre esta cámara.

Diseño y construcción

La ST500 (A.K.A. TL220 en otros países) es una cámara robusta y con excelente terminación. El plástico frontal es “glossy”, es decir, brillante, lo que no me gusta demasiado por la facilidad de terminar con dedos y marcas (si, a muchas mujeres les encanta este tipo de material), pero en la parte posterior, donde uno mira la mayor parte del tiempo, la cosa está mejor, una enorme, gigante, pantalla touchscreen.

La pantalla touch (resistiva) es de 3″ TFT con reacción “haptic” la tocarla (un pequeño temblor para simular el touch) en formato wide, la pantalla frontal es de 1.5″ y debe encenderse desde el menú.

El lente es un Schneider-KREUZNACH de f = 4.9 ~ 22.5mm (equivalente a un 35mm: 27~124.2mm) , el zoom es de 4.6X. La resolución del sensor CCD es de 12.2Megapixeles (efectivos, total 12.4)

Logra foco desde 80cm a infinito en modo normal y de 5cm a 80cm en Macro, 3cm ~ 8cm en superMacro, la velocidad de obturador va de 8 ~ 1/2,000 sec dependiendo la configuración, el ISO desde 80, 100, 200, 400, 800, 1600, 3200 .

Una característica de esta cámara es la memoria microSD, algo rarísimo y que me hace dudar del diseño porque ¿cuanto espacio salvaron cambiando de SD a microSD? ¿que hago con todas las memorias SD que ya tengo? no se que decisión de diseño los llevó a eso porque es muy incómodo y porque implica que uno tiene que ir y comprarse una nueva memoria a la hora de operar la cámara.

Físicamente me gusta mucho, me resultó cómoda aunque un par de veces tapé el flash con mis enormes dedos. El touch resultó bastante fácil de usar, cosa que temía, y aun con dedos grandes es operable rápidamente.

Otra característica rara es la salida HDMI para cada conexión, en vez de utilizar un tradicional USB hay un sólo puerto, HDMI, que usa cables especiales de Samsung para pasar las fotos a la PC o mostrar imagenes en TV.

No hay un cargador externo así que si uno tiene dos baterías necesita cargarlas EN la cámara y no puede andar fácilmente con dos como con otras cámaras. El cargador se conecta directo a la cámara como una fuente tradicional.

Otra curiosidad es que en algunas resoluciones no se usa toda la pantalla ya que hay formatos wide y otros 4:3, bastante extraña la selección de estos formatos, me gustan las fotos wide, pero es como que la cámara me da opciones confusas en este sentido.

Las resoluciones son: 12M: 4000X3000 pixels, 8M: 3264×2448 pixels 5M : 2560X1920 pixels, 3M : 2048×1536 pixels 1M: 1024×768 pixels,9M W: 3840 x 2160 pixels, 2MW:1920×1080 pixels, 10M P: 3984 x 2656 pixels

Operación

Obviamente es una cámara para usar en automático aun teniendo muchas opciones manuales, el problema sería configurarlas para cada foto ya que si bien la pantalla touch es útil, cambiar 5-6 parámetros para una foto termina siendo engorroso por razones obvias.

Tiene excelentes opciones y la pantalla, aun como decía complicada para muchos parámetros, es bastante útil y creo que de las más accesibles de las cámaras touch que probé hasta hoy.

Es que soy el peor cliente, tengo dedos muy grandes y los íconos no eran precisamente grandes (no más de 1cm de lado) pero aun así casi nunca fallé en los clicks y el haptic (sonido y vibración para simular un click) fue suficiente como para teclear sin muchos problemas.

El diseño de la interfaz es medio raro y algunas opciones que uno esperaría “más cerca” implican meterse en un menú extra. Más allá de eso las opciones de flash estan a mano.

Por suerte de los 13 modos de escena existe el “Smart Auto” que es bastante “smart” para lo que uno pude esperar, se incluye un modo “Child” para sacarle fotos a niños que enciende automáticamente la pantalla frontal mostrando dibujitos para llamar la atención de los niños (!!)

Algo raro es que para poder encender la pantalla frontal uno debe entrar en un menú, no es una opción “directamente en pantalla”, no entendí la razón de esto, para mi debería ser un botón “on-off” pero por lo visto los diseñadores de interfaz de Samsung no lo vieron así. Esta pantalla es genial a la hora de hacer autofoto.

Baja luz, velocidad lenta

Saqué muchas fotos con poca luz y la cámara, si bien estable, tiene alguna tendencia a un poco de movimiento, tiene capacidad de doble ajuste lo que facilita un poco esto, pero no es una cámara para sacar fotos de noche si no es con flash. Claro, tampoco es el objetivo!

Beauty Shot

Una de las genialidades de esta cámara que la ayuda a vender y vender, es que la idea de Samsung de darles el photoshop a mano a las personas y en una cámara con doble pantalla es el golpe final que hacía falta.

Es increíble como rejuvenece un detalle de usabilidad, por ejemplo, es que activar esta función nos quita otras en vez de sumarse, tengan bien en cuenta esto y lean el manual antes de sacar fotos y luego encontrarse con todas las fotos suavizadas como si lo necesitasen.

Flash y ojos rojos

Al tener ojos azules acostumbro salir mal en todas las fotos con flash, no tuve ese problema al activar el modo de ojos rojos, sólo me pareció un poco lento pero es normal ya que es el tiempo necesario para poder lograr el efecto.

El flash tiene cierta tendencia a “quemar” a corta distancia, no hay un equilibrio completo entre tener una pantalla frontal y un flash para sacar a menos de 60cm, así que hay que probar un par de posiciones, ángulos y distancias antes de tener la foto ideal y que uno no se vea completamente blanco.

En teoría debería usarse a 3,4 metros así que no usen flash para sacarse una foto uds mismos!

Mi cámara de referencia seguirá sirviendo para teléfonos pero en cuanto a cámaras de foto ya perdió el tren hace rato. No pude conseguir una DSLR a tiempo como para ejecutar una sesión de fotos comparativa decente así que esto servirá para que puedan ver cuanta diferencia hay en una cámara nueva con una con tres años de antigüedad, si, una cámara de 6 megapixeles es algo obsoleto en cuanto a comparativa de cámaras así que me hago cargo, necesito una nueva para los tests

Pero como les comentaba, no es malo compararlo con una cámara promedio que tiene el público, así podemos notar la evolución en los contrastes y como los nuevos sensores nos muestran otra realidad, menor necesidad de post-procesamiento y fotos mucho más nítidas.

Samsung ST500 Canon SD700IS

Como podrán observar la vieja Canon no soporta el sol de frente, no tiene la nitidez ni claridad de la Samsung, pero sirve de referencia.

La cámara no es la mejor del mercado pero se desenvuelve perfectamente bien. Tarda 1,5 segundos en iniciar y se pueden tomar fotos cada dos segundos, el flash no relantece esto demasiado (casi tres segundos, entre un 20 y 40% más de tiempo) como sucede en cámaras más viejas, la carga en este caso es rápida.

Se toma medio segundo para focalizar. El modo secuencial disminuye la resolución a 640×480 y logra fotos a 1fps aproximadamente, velocidad que varía dependiendo la memoria microSDHC, esto representa un problema para fotógrafos fanáticos de las ráfagas porque no hay muchas memorias microSD de alta velocidad en nuestro mercado.

Los modos ISO 1600 y 3200 ni los recomiendo, arruinan casi todas las fotos con el ruido obvio en estas cámaras pocket, ese tipo de exposiciones mejor para cámaras DSLR. Los colores son bastante buenos y sin distorsiones, fuertes, vibrantes.

Conclusión

Realmente me gustó mucho la cámara, tiene sus bemoles como el chip microSD o la falta de modos de paisaje-multiples fotos (panorámicas) que otras cámaras como Sony ofrecen, pero el objetivo de esta cámara está completamente cumplido.

La pensaron para los tiempos de hoy, para gente que se quiere sacar fotos con gente y que se quiere ver bien, efectivamente lo logran ya que en ese sentido no me dejan dudas, lo pensaron para “ellas” y “ellas” lo van a saber valorar.

La construcción firme, la gran pantalla touch, la calidad del lente y del sensor. Samsung está agregando cada día más opciones diferentes tratando de buscar la diferencia tal vez no tanto por la calidad en sí, si no por las novedades que incluyen y la doble pantalla es exactamente eso.

Es una cámara que se sitúa frente a modelos como el Sony Cyber-shot DSC-T900 o la Canon PowerShot SD960 IS fácilmente.

El precio es tal vez un poco alto por ser el tope de línea de Samsung en nuestro mercado, pero se consigue fácilmente en distintas cadenas comerciales y por otras vías también a menor precio.

Lo Bueno
•Buena resolución
•Colores vívidos y altos contrastes
•Beauty Shot
•Pantalla frontal para autofoto
•No requiere software adicional para descargar las fotos
•Pantalla táctil enorme y de fácil uso con Haptic
•Construcción sólida
•El modo “ojos rojos” funciona

Lo Malo
•El flash desde muy cerca quema rostros (autofoto)
•A baja velocidad y alto ISO se notan imperfecciones y ruido en la imagen
•Precio alto en nuestro mercado
•Carece de cargador externo

Lo Feo
•El extraño conector HDMI para todo
•Uso de memorias microSD para un mercado donde todos usan SD standard.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Cámaras.




Deja un comentario