Parámetros basados en tiempo en conexión


El retardo de propagación es una medición simple del tiempo que tarda una señal en recorrer el cable que se está probando. El retardo en un par de hilos depende de su longitud, trenzado y propiedades eléctricas. Los retardos se miden con una precisión de centésimas de nanosegundos. Un nanosegundo es una mil millonésima parte de un segundo, o 0,000000001 segundo. El estándar TIA/EIA-568.B establece un límite para el retardo de propagación para las diversas categorías de UTP.

Las mediciones de retardo de propagación son la base para las mediciones de longitud de cable. El TIA/EIA-568-B.1 especifica que la longitud física del enlace se calcula usando el par de hilos con el menor retardo eléctrico. Los analizadores de cables miden la longitud del hilo en base al retardo eléctrico según la medición de una prueba de Reflectometría en el dominio del tiempo (TDR), y no por la longitud física del revestimiento del cable. Ya que los hilos adentro del cable están trenzados, las señales en realidad recorren una distancia mayor que la longitud del cable. Cuando un analizador de cables realiza una medición TDR, envía una señal de pulso por un par de hilos y mide el tiempo requerido para que el pulso regrese por el mismo par de hilos.

La prueba TDR se utiliza no sólo para determinar la longitud, sino también para identificar la distancia hasta
las fallas de cableado, tales como cortocircuitos y circuitos abiertos. Cuando el pulso encuentra un circuito
abierto, un cortocircuito o una conexión deficiente, la totalidad o una parte de la energía del pulso se vuelve
a reflejar al analizador de cables. Esto puede ser usado para calcular la distancia aproximada a la falla. La
distancia aproximada es útil a la hora de localizar un punto de conexión defectuoso en el recorrido de un cable, como un jack de pared.

Los retardos de propagación de los distintos pares de hilos en un solo cable pueden presentar leves diferencias debido a diferencias en la cantidad de trenzas y propiedades eléctricas de cada par de cables. La diferencia de retardos entre pares se denomina sesgo de retardo. El sesgo de retardo es un parámetro
crítico en redes de alta velocidad en las que los datos se transmiten simultáneamente a través de múltiples
pares de hilos, tales como Ethernet 1000BASE-T. Si el sesgo de retardo entre los pares es demasiado grande, los bits llegan en momentos diferentes y los datos no se vuelven a ensamblar correctamente. A pesar de que un enlace de cable no es lo que más se ajusta a este tipo de transmisión de datos, la prueba de sesgo de retardo ayuda a garantizar que el enlace admitirá futuras actualizaciones a redes de alta velocidad.

Todos los enlaces de cable en una LAN deben pasar todas las pruebas antes mencionadas, según lo especificado por el estándar TIA/EIA-568.B para ser considerados dentro de los estándares. Se debe usar un instrumento de certificación para asegurar que se pasan todas las pruebas para ser considerado dentro de los estándares. Estas pruebas garantizan que los enlaces de cable funcionarán de manera confiable a velocidades y frecuencias altas. Las pruebas de cables se deben realizar en el momento de instalar el cable, y a partir de ahí de forma periódica para garantizar que el cableado de la LAN cumpla con los estándares industriales. Se deben utilizar correctamente instrumentos de prueba para cables de buena calidad para garantizar la precisión de dichas pruebas. Además, se deben documentar cuidadosamente los resultados de las pruebas.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Conectividad y Redes.




Deja un comentario