Poner Eximen marcha (manual administración de redes con Linux)


En este capítulo se ofrece una rápida introducción a la instalación de Exim y un vistazo a su funcionalidad. Aunque Exim es muy compatible con sendmail en su comportamiento, sus archivos de configuración son completamente diferentes.
El principal archivo de configuración se llama normalmente /etc/exim. conf o /etc/exim/config en la mayoría de las distribuciones de Linux, o /usr/lib/exim/config en configuraciones más antiguas. Puede averiguar dónde se encuentra el archivo de configuración ejecutando la orden:
$ exim -bP configure_file

Quizá tenga que editar el archivo de configuración para reflejar los valores específicos de su sistema. En las configuraciones más comunes no hay mucho que cambiar, y una configuración que funcionase raramente tendría que modificarse.
De manera predeterminada, Exim procesa y envía todo el correo al instante. Si sufre un tráfico relativamente alto, también puede hacer que Exim recoja todos los mensajes en la cola de correo y sólo los procese a intervalos regulares.
Cuando gestiona correo en una red TCP/IP, Exim se ejecuta frecuentemente en modo demonio: durante el arranque del sistema /etc/init d/eximlo invoca.1 y se coloca en segundo plano, donde espera conexiones TCP entrantes por el puerto SMTP (normalmente el puerto 25). Esto resulta beneficioso cuando se tiene un tráfico significativo porque así Exim no tiene que iniciarse para cada conexión entrante. De manera alternativa, inetd puede gestionar el puerto SMTP y lanzar a Exim cuando haya una conexión en ese puerto. Esta configuración puede resultar útil si dispone de una memoria limitada y volúmenes bajos de tráfico.
Exim posee un complicado conjunto de opciones por línea de órdenes, incluyendo muchas que coinciden con las de sendmail. En vez de intentar reunir todas las opciones que se ajusten exactamente a sus necesidades, puede implementar los tipos más comunes de operaciones invocando órdenes tradicionales como rmail o rsmtp. Se trata de enlaces simbólicos a Exim (y si no, puede enlazarlos fácilmente). Cuando ejecute una de las órdenes, Exim comprobará el nombre que usó para invocarlo y él mismo usará las opciones adecuadas.
Hay dos enlaces a Exim que debería tener bajo cualquier circunstancia: /usr/bin/rmail y /usr/sbin/sendmail.2 Cuando compone y envía un mensaje de correo-e con un cliente como elm, el mensaje se traslada a sendmail o a rmail para que lo envíen, que es por lo que /usr/sbin/sendmail y /usr/bin/rmail deberían apuntar a Exim. La lista de receptores para el mensaje se le pasa a Exim por línea de órdenes.3 Lo mismo sucede con el correo que entra por UUCP.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Conectividad y Redes.




Deja un comentario