Problemas de conexión con Skype


Skype sigue estando de actualidad, tras los rumores de intención de compra por parte de Cisco y de la puesta en servicio de las videoconferencias punto-multipunto, ahora salta a la palestra, mientras prepara su salida a bolsa, fijando su objetivo en las comunicaciones empresariales. Con el fin de salir a bolsa, la compañía ha preparado un documento público para el regulador bursátil estadounidense, la U.S Securities and Exhange Comssion (SEC), en el que Skype expone sus planes y sus inquietudes sobre el mercado y el futuro de su actividad, datos que se plasman dentro de una lista de las principales preocupaciones y amenazas a los que puede verse sometida la compañía de aquí a unos años:

Preocupación 1: los operadores móviles
La mayoría de operadores móviles ven a Skype como una amenaza a su mercado. Las tarifas planas de datos combinadas con la rápida penetración de los smartphones están forzando un cambio en el modelo de negocio, si bien, la oposición al cambio es bastante fuerte. Una tarifa plana sobre la que usar un servicio de VoIP es algo muy tentador para el usuario por que puede explorar alternativas más baratas para sus llamadas de voz y para Skype a la que se le presenta un nuevo nicho de mercado, sin embargo es un peligro para la hegemonía de los operadores:

“Los operadores pueden ser reticentes a permitir el uso de nuestros servicios en sus móviles porque les preocupa que canibalicemos su negocio. Ya hemos encontrado estas reticencias, sobre todo en mercados europeos”

Y al igual que pasa con el tráfico P2P, es normal encontrar tarifas planas de datos en movilidad que filtran el tráfico de VoIP para impedir su uso y forzar así que las llamadas a realizar sean utilizando un contrato de servicio de llamadas tradicional.

Preocupación 2: los fabricantes de móviles
Fabricantes de smartphones como Apple, con su iPhone, tienen mucho peso en el mercado, por tanto, Skype teme que esa posición de poder pueda hacer cambiar la dirección del viento en su contra.

Esta preocupación es lógica, aunque a día de hoy exista, por ejemplo, cliente Skype para iPhone, puede llegar el día en el que éste deje de existir; sólo hay que pensar que la mayoría de operadoras subvencionan parte del coste del terminal, por tanto, el operador es un gran cliente del fabricante de smartphones, así que no es descabellado pensar que cabe la posibilidad de, que es posible, que llegue el día en el que acuerden dejar de dar soporte a este tipo de aplicaciones, lo que les cerraría definitivamente el mercado de los clientes en movilidad.

Preocupación 3: Google
Google Voice es una serie amenaza a Skype, de hecho, Google Talk ya lo era, puesto que es un servicio de vídeollamadas gratuitas totalmente integrado en el servicio de correo de Gmail.

Hay que reconocer que, aunque Skype tiene un sólido nicho de mercado, cifrado en 560 millones de clientes, para realizar llamadas entre usuarios, es decir, ambos extremos IP, es muy común usar Google Talk, por el sencillo hecho que está incluido en el Gmail, está muy extendido su uso, es sencillo y no requiere, aparentemente, usar una aplicación adicional. Si a esta elevada implantación de Gmail y Google Talk, le sumamos el servicio de Google Voice, la amenaza a Skype es muy seria. Además, hay que sumarle a este escenario la entrada de otros serios competidores, como VoIP Buster, que además de ofrecer buena calidad en las llamadas, lo hace a precios muy competitivos, por lo que el panorama tiende a complicarse cada vez más.

Preocupación 4: un nuevo marco regulatorio y la presión de los operadores
Los operadores, cada vez más, están presionando a las entidades reguladoras para cobrar tasas y cánones por el uso de sus redes. A día de hoy, en la mayoría de países, Skype, y el resto de servicios de VoIP, cursa su tráfico por la red sin abonar tasas de uso, algo que cada vez es más y más demandado, no sólo para frenar la expansión de la VoIP si no que también está dirigido al sector de los contenidos, YouTube, o a los buscadores, como Google.

Un golpe de timón en los organismos reguladores hacia la posición y las demandas de los operadores podría ser fatal para el modelo de negocio de Skype, puesto que implicaría la inclusión de nuevos gastos en su modelo que, incluso, podrían llevarlo a su extinción.

Preocupación 5: los ingresos
La salida a bolsa de Skype implica que la empresa debe ser rentable y generar beneficios a sus inversores. Sin embargo, un servicio que tiene una base gratuita (si nos centramos en llamadas VoIP en ambos extremos), con servicios de pago de bajo precio y donde sólo un 1,5% de los usuarios paga servicios premium, tiene unas capacidades de crecimiento bastante limitadas.

Con tal fin, la compañía pretende abrir nuevas líneas de negocio con servicios de pago que permitan aumentar las fuentes de ingresos: inclusión de publicidad, hacer de pago la videoconferencia multipunto o la apertura al sector empresarial. Sin embargo, esta nueva línea de negocio orientada a empresas supondrá una elevada inversión a Skype, puesto que es un sector que demanda un alto nivel de disponibilidad del servicio y una alta calidad, aspectos que los operadores clásicos llevan realizando (con inversiones consolidadas) bastante tiempo.

Pero con la compra de Skype por parte de Microsoft estos problemas con Skype pronto tendrás solución.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Conectividad y Redes.




Deja un comentario