Red social Path


Un sitio donde puedes ser tu mismo nace Path, una nueva red social y herramienta de microblogging para iPhone que fue lanzada este pasado fin de semana y que pretende ofrecer un sistema diferente al que pueden ofrecer Twitter o Facebook en cuanto a followers y amigos se refiere.

Como cuentan en Mashable, más que un sistema diferente tal vez se trate de un sistema opuesto al de Twitter. Por ejemplo se establece un máximo de 50 seguidores, tratando así de conectarnos únicamente con los amigos o familiares más cercanos que podamos tener. Esto les da exclusividad y nos proporciona seguridad a la hora de compartir ya que no tendremos que pensar en quién lo verá o dejará de verlo, no importará lo personal que sea.

Aunque como hemos dicho acaba de ser lanzado para iPhone, también es accesible desde cualquier navegador de escritorio, por si uno de nuestros amigos no dispone de dicho dispositivo, y es posible que en un futuro se lance en otros sistemas —¿Android?—, todo dependiendo del éxito que tenga.

De momento Path se centra en compartir imágenes, unas imágenes personales para las que solamente podremos establecer tres cosas: La gente que aparece en ellas, las cosas y el lugar, como podéis ver en la foto que ilustra el artículo. Y por más que busquemos no hay ni habrá posibilidad de compartir en otras redes sociales, manteniendo así todo en este circulo cerrado que es Path.

Ahora bien. ¿Es necesario este nivel de aislamiento? Si y no.

A mi modo de ver mucha gente hace un uso equivocado de las redes sociales en el sentido de buscar tener un alto número de followers o amigos independientemente del tipo de relación que se tenga con ellos. De repente se dan cuenta de que más de la mitad de los mismos son perfectos desconocido y empiezan los problemas de privacidad. Se dan cuenta de que los contenidos que solían publicar ya no son aptos para todos los públicos.

Después de esta pequeña reflexión paso a responder la pregunta. ¿Es necesario este nivel de aislamiento? No. Nosotros somos los que elegimos quienes son nuestros amigos, a quien seguir y también los contenidos que publicamos. Nosotros debemos ser quienes controlemos dicha información y quién la recibe. Nadie nos impide tener “sólo” 50 amigos en Facebook, ni seguir las actualizaciones de solamente unos cuantos en Twitter. ¿Realmente queremos compartir información con gente que apenas conocemos, y con la que en la vida real no tenemos o no deseamos tener contacto?

Por el otro lado, puede que sea necesario para que algunos usuarios de las redes sociales comiencen a dar un uso diferente a estas mismas. Si. Tal vez así se den cuenta del verdadero uso que deberían dar a Facebook esas personas, por ejemplo. Por supuesto hablo de un determinado tipo de personas y un determinado tipo de contenidos a compartir, no por el contenido en sí sino por lo que se desee compartir. También es válido el tener un millón de amigos, como decía la canción, sabiendo lo que hacemos, por pura diversión o negocios o por otros temas.

Las redes sociales son para todos y hay muchos usos válidos, pero precisamente primero debemos preguntarnos por ese uso antes de dárselo.

Pero todos sabemos que Facebook tiene el gran monopolio de las redes sociales

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Conectividad y Redes.




Deja un comentario