Redes basadas en el protocolo Internet (IP)


Existen muchas maneras de clasificar las redes, a saber, en función de su topología lógica (punto a punto o difusión); topología física (radial; bus; en anillo); según el medio de transmisión (alámbricas, inalámbricas, fijas, móviles); velocidad; protocolo de transmisión; etc.

Internet se clasifica a menudo como una red con conmutación de paquetes. Según este tipo de clasificación existen tres tipos fundamentales de redes: con conmutación de circuitos (por ejemplo, las redes telefónicas); con conmutación de paquetes orientadas a la conexión (como ejemplo pueden citarse la X.25 y la X.75) y con conmutación de paquetes sin conexión (ejemplos de éstas son las redes basadas en IP y el Sistema de Señalización N.º 7).

Por otra parte, Internet también puede clasificarse como una arquitectura lógica independiente de las características particulares de la red, que permite conectar redes de distinto tipo, de modo que los ordenadores y las personas puedan comunicarse sin que para ello tengan que conocer qué red están utilizando o la manera de encaminar la información. Es decir, Internet es una creación conceptual que consiste en protocolos y procedimientos que utilizan las redes constituyentes para interconectarse. Esta idea procede de una definición que presentó el Federal Networking Council de los Estados Unidos (Resolución 1995) al Grupo de Trabajo sobre gobierno de Internet de las Naciones Unidas, con la correspondiente enmienda para indicar la naturaleza cambiante de Internet.

La naturaleza con conmutación de paquetes y sin conexión de las redes IP es, sin duda alguna, una característica con sus ventajas e inconvenientes, aunque ésta es menos importante que otras dos características de índole histórica, a saber:

  1. Inteligencia en los extremos (conocida también con el nombre de arquitectura “en forma de reloj de arena”). De acuerdo con la publicación del National Research Council de los Estados Unidos titulada The Internet’s Coming of Age (National Academy Press, 2001): “Como consecuencia de esta arquitectura en forma de reloj de arena, la innovación se realiza en el extremo de la red, esto es, en el software que corre en los dispositivos conectados a la red y que utilizan interfaces abiertas. En cambio, la RTPC (red telefónica tradicional) fue diseñada para dispositivos extremos con muy poca inteligencia –teléfonos– y funciona gracias a un núcleo sofisticado que corresponde a lo que se denomina “recursos inteligentes”. Desde el punto de vista histórico, esta afirmación es verdadera aunque la situación está cambiando, pues el objetivo final de la NGN, que por definición es una red basada en paquetes, es combinar la inteligencia en los extremos y en el núcleo.
  2. Encaminamiento dinámico, denominado también principio de robustez. Tal y como se indica en esta misma publicación: “Podría decirse que el principio de robustez es la característica de Internet más importante. Este principio fue adoptado inicialmente por la ARPANET, para que pudiera ajustarse a variaciones impredecibles de las topologías introducidas para aplicaciones de defensa (es decir, configuración dinámica de la red) y luego en Internet para poder interconectar diversos conjuntos de redes creadas por varios ingenieros mediante componentes que emplean tecnologías diferentes (es decir, la red es heterogénea en dispositivos y tecnologías). Al adoptar ambos requisitos, Internet permite la gestión descentralizada, el crecimiento y, por consiguiente, la evolución”.

Por otra parte, cabe observar que ciertas aplicaciones basadas en IP (en particular el correo electrónico y la Red (world wide web) utilizan sobremanera los servicios de resolución de nombres que ofrece el sistema de nombres de dominio (DNS). El DNS es una base de datos jerárquica totalmente distribuida, basada en un sistema de servidores autorizados y redundantes que facilitan información sobre nombres de dominio particulares. Concretamente, el DNS se basa en “servidores raíz” en la parte superior de la jerarquía de denominación; se considera que estos servidores raíz son los recursos centrales esenciales del DNS. Desde el punto de vista operacional, los ordenadores que ofrecen el servicio DNS están descentralizados (los servidores raíz están distribuidos) aunque la originación autorizada del DNS está centralizada desde la perspectiva de la gestión de datos (todos los servidores raíz contienen copias idénticas de los datos que se obtienen de una única fuente central). La función esencial del sistema de servidores raíz (si bien es cierto que únicamente para el propósito concreto de denominación de ordenadores) es una característica única de Internet, y por tanto no tiene equivalente en muchas otras tecnologías de red.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Conectividad y Redes.




Deja un comentario