Redes inalámbricas


Se puede crear una red inalámbrica con mucho menos cableado que el necesario para otras redes. Las señales inalámbricas son ondas electromagnéticas que se desplazan a través del aire. Las redes inalámbricas usan Radiofrecuencia (RF), láser, infrarrojo (IR), o satélite/microondas para transportar señales de un computador a otro sin una conexión de cable permanente. El único cableado permanente es el necesario para conectar los puntos de acceso de la red. Las estaciones de trabajo dentro del ámbito de la red inalámbrica se pueden trasladar con facilidad sin tener que conectar y reconectar al cableado de la red.
Una aplicación común de la comunicación inalámbrica de datos es la que corresponde a los usuarios móviles. Algunos ejemplos de usuarios móviles incluyen las personas que trabajan a distancia, aviones, satélites, las sondas espaciales remotas, naves espaciales y estaciones espaciales.

En el centro de la comunicación inalámbrica están los dispositivos llamados transmisores y receptores. El
transmisor convierte los datos fuente en ondas electromagnéticas (EM) que pasan al receptor. El receptor
entonces transforma de nuevo estas ondas electromagnéticas en datos para el destinatario. Para una
comunicación de dos vías, cada dispositivo requiere de un transmisor y un receptor. Muchos de los
fabricantes de dispositivos para networking construyen el transmisor y el receptor en una sola unidad
llamada transceptor o tarjeta de red inalámbrica. Todos los dispositivos en las LAN inalámbrica (WLAN)
deben tener instalada la tarjeta apropiada de red inalámbrica.

Las dos tecnologías inalámbricas más comunmente usadas para networking son IR y RF. La tecnología de IR tiene sus puntos débiles. Las estaciones de trabajo y los dispositivos digitales deben estar en la línea de vista del transmisor para operar. Las redes basadas en infrarrojo se acomodan a entornos donde todos los dispositivos digitales que requieren conectividad de red se encuentran en una habitación. La tecnología IR de networking se puede instalar rápidamente, pero las personas que cruzan la habitación, o el aire húmedo pueden debilitar u obstruir las señales de datos. Sin embargo, se están desarrollando nuevas tecnologías que pueden funcionar fuera de la vista.

La tecnología de radiofrecuencia permite que los dispositivos se encuentren en habitaciones o incluso en edificios diferentes. El rango limitado de señales de radio restringe el uso de esta clase de red. La tecnología de RF puede utilizar una o varias frecuencias. Una radiofrecuencia única está sujeta a interferencias externas y a obstrucciones geográficas. Además, una sola frecuencia es fácil de monitorear, lo que hace que la transmisión de datos no sea segura. La técnica del espectro disperso evita el problema de la transmisión insegura de datos porque usa múltiples frecuencias para aumentar la inmunidad al ruido y hace que sea más difícil que intrusos intercepten la transmisión de los datos.

En la actualidad se utilizan dos enfoques para implementar el espectro disperso para transmisiones de WLAN. Uno es el Espectro Disperso por Salto de Frecuencia (FHSS) y el otro es el Espectro Disperso de Secuencia Directa (DSSS). Los detalles técnicos del funcionamiento de estas tecnologías exceden el alcance de este curso.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Conectividad y Redes.




Deja un comentario