Televisor Google y Apple


Leía esta mañana un artículo que ofrecía unos datos curiosos sobre las principales diferencias entre los dos formatos televisivos de Apple y Google. Tendría su gracia que después de la historia que se montó en torno al iPhone 4 y al iPad, el principal problema que le saliera a Apple TV es la multitarea. Si analizamos los dos formatos, Google TV permite al usuario acceder a una nueva ventana mientras estamos cargando un vídeo o una web. Apple TV no, la ventana es única, sin posibilidad de agregar otra.

Realmente no es un fallo, se trata del concepto de Apple TV y el concepto de Google, ambos con éxito contrastado y muy alejados entre sí. Los dos sistemas tendrán su nicho de clientes, principalmente porque una tiene lo que la otra no posee. La pregunta que me hago es la razón por la cual no apuestan por un sistema total, capaz de aunar todas las características que puede tener hoy una televisión multimedia. Creo que a diferencia de un ordenador, teléfono o tableta, el margen de mejora en el hardware informático para una tele es más lento y pausado. Los mayores avances, parte fundamental del negocio, parten más de las nuevas características que lanze cada casa en sus modelos televisivos.

Como decía al principio, el concepto de Apple es el de un canal, o un gran canal. Un medio interactivo desde el que se puede acceder a una gigantesca biblioteca audiovisual marcada por el alquiler. Es por esto que el punto que más me gusta se llama AirPlay, la función que permitirá enviar a nuestra tele vídeo y sonido de nuestros ordenadores, iPhones o iPads. El problema, el de casi siempre, es que todo está muy cerrado y hermético. Creo que hablando de un sistema como la televisión no debería ser así. Además, arrastrará la ausencia de Flash (como en el resto de dispositivos iOS). Eso sí, a un precio irresistible sólo en Estados Unidos puesto que la gran lacra de este sistema es su imposibilidad de llegar a algún tipo de acuerdo con las productoras, al menos en España.

Google TV ofrece a primera vista un sistema más abierto y atractivo. Sí parece un primer proyecto de televisión en la red. Prácticamente nos ofrece todo lo que queramos hacer en la web con un ordenador pero sentamos desde el sofá con un mando. El primer problema es el desembolso que hay que hacer en comparación con Apple TV (Revue, de Logitech, cuesta 299 euros, y es lo más barato). El otro problema, al igual que Apple TV, es su imposibilidad para llegar a un acuerdo con canales o productoras para la emisión en formato alquiler o venta en streaming. En el caso de Google, aún peor, ya que no ha conseguido ni la mitad de los acuerdos que tiene Apple en Estados Unidos. Por ahora es muy reducido el paquete que ofrece… y de España mejor no hablar.

No tiene ningún sentido lanzar estos televisores si lo único que nos van a ofrecer es… Facebook y Twitter a 50 pulgadas. ¿Para qué querría alguien una red social ocupando la pared de casa? A primera vista, el servicio más interesante pasa por ser el que realmente no ofertan. Apple y su tienda de aplicaciones sería un gran avance. Los de Cupertino parece que lo han capado pero se sabe que el iOS que lleva el dispositivo lo permitirá en un futuro. En Google TV, ya que no hay acuerdos con los medios, por el momento, sería interesante la opción multimedia que nos brinda la red. Las posibilidades de ver series o películas a través de los canales de Internet le abren a Google TV una característica extra, aunque esto es algo que ya podíamos hacer con sistemas de grabación multimedia o las propias consolas. Para el 2011 también han anunciado la apertura de aplicaciones, ya veremos.

En fin, que la llegada de estos televisores parece que responde más, por ahora, a una necesidad de adoptar nuevos formatos al usuario sin ofrecerle nada que no existiera ya. Una televisión multimedia no debería ser un calco de lo que hacemos en la web con un ordenador. La televisión multimedia, por sus características, debe basar su potencial en el servicio audiovisual de la red. Está bien que ofrezca acceso web pero la lectura y escritura quizá no se antoja como el entorno ideal desde una televisión. Creo que para que este nuevo formato de televisión en la red triunfe debe ofrecernos un paquete audiovisual a la altura del actor con el que juega, Internet. De otra manera la mayoría seguiremos prefiriendo simplemente un ordenador y evitar el gasto innecesario.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Televisión y televisores.




Deja un comentario