The NFS Daemons (manual administración de redes con Linux)


Si usted quiere proveer servicio de NFS a otros nodos, debe correr los demonios rpc.nfsd y rpc.mountd
en su máquina. Como los programas basados en RPC-based, no son manejados por inetd, sino que son iniciados al tiempo de arrancar y se registran a sí mismos con el mapeador de puertos; por consiguiente, usted tiene que asegurarse de arracanrlos solo después que rpc.portmap esté corriendo. Normalmente, usted usaría algo como el ejemplo siguiente en uno de sus scripts de arranque de red:
if [ -x /usr/sbin/rpc.mountd ]; then
/usr/sbin/rpc.mountd; echo -n ” mountd”
fi
if [ -x /usr/sbin/rpc.nfsd ]; then
/usr/sbin/rpc.nfsd; echo -n ” nfsd”
fi
La información de propiedad de los archivos que un demonio de NFS proporciona a sus clientes usualmente contiene sólo identificadores numéricos de usuario y de grupo. Si tanto cliente como servidor asocian los mismos nombre de usuario y grupo con esos identificadores numéricos, si tanto el cliente como el servidor asocian los mismos nombres de usuario y grupo con estos identificadores numéricos, éstos están nominados para su porción de espacio uid/gid . Por ejemplo, este es el caso cuando usted usa NIS para distribuir la información passwd a todos los nodos de su red de área local.
Sin embargo, en algunas ocasiones, los IDs en los diferentes hosts no organizadores diferentes no concuerdan. En lugar actualizar el uids y gids (ID de usuario e ID de grupo) emparejarlos en el servidor, usted puede usar el demonio trazador rpc.ugidd en torno de la disparidad. Usando la opción map_daemon explicada poco más adelante, usted puede mandar rpc.nfsd para trazar el espacio uid/gid del servidor al espacio uid/gid del cliente con la ayuda de rpc.ugidd en el cliente. Desafortunadamente el demonio rpc.ugidd no es suministrado con todas las distribuciones modernas de Linux, así si usted lo necesita y la suya no lo tiene, necesitará compilarlo a partir de la fuente.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Conectividad y Redes.




Deja un comentario