Un brazo robot controlado por gestos


Controlar robots de forma remota no es una novedad. Que un robot pueda interpretar nuestros gestos tampoco es una novedad. Pero un brazo robot con una muy alta precisión y una latencia reducida definitivamente llama nuestra atención. Desarrollado por la Universidad Tsukuba, este brazo puede responder incluso hasta al movimiento de los dedos y la forma que adopta la mano humana en cuestión, todo a través de transmisiones de vídeo.Todo parece indicar que los gestos están en camino de convertirse en la interfaz definitiva para una gran variedad de dispositivos. Sir ir más lejos, sólo debemos detenernos por un momento a estudiar el éxito rotundo del Kinect no sólo entre jugadores, sino también entre entusiastas y desarrolladores. El punto es que queremos que la tecnología pueda interactuar con nosotros de un modo (mucho) más natural. Hemos estado golpeando teclas y moviendo ratones durante años, y existe una nueva generación de usuarios que, más allá de resistirse a esta costumbre, la está rechazando por completo. En parte, también se podría decir lo mismo sobre la robótica. Controlar un brazo robot usualmente demandaba comandos complejos o algo similar a un “joystick”, bastante lejos de la naturalidad de un brazo cualquiera. Muchos se han preguntado cuándo sería el momento en el que un brazo robótico pudiera moverse de forma idéntica, o al menos, extremadamente similar a la de un brazo humano.

Este “Sistema de Brazo Robot Controlado por Gestos” fue presentado por la Universidad Tsukuba (Ibaraki, Kanto, Japón), y tiene la capacidad de comprender los movimientos tanto del brazo en general como de la mano, y sus dedos. El sistema necesita de dos cámaras, encargadas de transmitir en tiempo real información sobre el movimiento y la forma de la mano, para ser duplicada en la réplica robótica. Un detalle el cual ya parece haber sido resuelto por sus desarrolladores es que no todas las manos humanas son iguales. Por esta razón han cargado al sistema con una gran base de datos repleta de manos, de forma tal que sólo es necesario encontrar una mano similar en forma y tamaño para que el brazo robot pueda operar sin inconvenientes.

Aunque el vídeo deja en evidencia de que existe una latencia leve, lo cierto es que el sistema registra la forma de la mano y la posición de los dedos hasta cien veces por segundo, entregando un nivel de precisión muy por encima de lo satisfactorio. El siguiente objetivo de sus desarrolladores será elevar la precisión en el reconocimiento de dedos, ya que anticipan que los futuros dispositivos 3D no podrán operar con pantallas táctiles, sino que deberán trabajar en base a gestos para lograr una sensación de profundidad adecuada. Y una vez más, esto nos lleva de regreso a cosas como el Kinect, y “Minority Report”. Es como si el mundo estuviese de acuerdo en que la era de las interfaces físicas debe llegar a su fin. El brazo robot podrá llevarse la atención hoy, pero es la capacidad de detección e interpretación de movimientos detrás, donde está lo realmente bueno.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Robótica.




Deja un comentario