Servidores


En el entorno de un sistema operativo de red, muchos sistemas cliente tienen acceso a uno o más servidores y comparten los recursos de éstos. Los sistemas cliente de escritorio están equipados con su propia memoria y dispositivos periféricos, tales como teclado, monitor y disco duro. Los sistemas de los servidores deben equiparse para permitir el acceso simultáneo de múltiples usuarios y la realización de múltiples tareas, en la medida que los clientes soliciten los recursos remotos del servidor.

Para la administración de redes, los NOS cuentan con herramientas y funciones adicionales diseñadas para permitir el acceso de numerosos usuarios a la vez. En todas las redes, excepto en las de menor tamaño, los NOS se instalan en servidores de alto nivel. Muchos usuarios, conocidos como clientes, comparten dichos servidores. A menudo, los servidores cuentan con discos duros de gran velocidad y capacidad, con NIC de alta velocidad y, en algunos casos, con múltiples CPU. Dichos servidores en general se configuran para ofrecer uno o más servicios de red utilizando la familia de protocolos de la Internet, TCP/IP.

Los servidores que ejecutan NOS también se utilizan para autenticar usuarios y brindar acceso a recursos compartidos. Estos servidores están diseñados para manejar peticiones de distintos clientes al mismo tiempo. Antes de que un cliente pueda tener acceso a los recursos del servidor, debe identificarse y recibir la autorización para el uso de dichos recursos. La identificación y autorización se efectúa mediante la asignación de un nombre de cuenta y una contraseña a cada cliente. Un servicio de autenticación verifica el nombre de cuenta y la contraseña para permitir o denegar el acceso a la red. Al centralizar las cuentas de los usuarios, la seguridad y el control de acceso, las redes basadas en servidores simplifican el trabajo de administración de la red.

Los servidores son generalmente sistemas de mayor magnitud que las estaciones de trabajo. Disponen de memoria adicional para dar soporte simultáneo a múltiples tareas activas, es decir, residentes en la memoria. También es necesario espacio adicional en los discos de los servidores para guardar los archivos compartidos y para funcionar como extensión de la memoria interna del sistema. Es usual que los servidores requieran de ranuras de expansión adicionales en sus tarjetas madre para conectar los dispositivos compartidos, tales como impresoras y múltiples interfaces de red.

Otra característica de los sistemas capaces de actuar como servidores es la alta capacidad de procesamiento. Por lo general, las computadoras cuentan con una sola CPU que ejecuta las instrucciones que conforman una tarea o un proceso dados. A fin de trabajar de forma eficiente y responder con rapidez a las peticiones de los clientes, un servidor NOS requiere de una CPU potente para ejecutar sus tareas o programas. Los sistemas de procesador único con una CPU pueden satisfacer la mayoría de las necesidades si la CPU tiene la velocidad necesaria. Para lograr mayores velocidades de ejecución, algunos sistemas cuentan con más de una CPU. Dichos sistemas reciben el nombre de sistemas multiprocesador.
Los sistemas multiprocesador son capaces de ejecutar múltiples tareas en paralelo, al asignar cada tarea a un procesador diferente. La cantidad total de trabajo que el servidor puede realizar en un tiempo dado es mucho mayor en los sistemas multiprocesador.

Como los servidores funcionan como depósitos centrales de recursos vitales para la operación de los sistemas cliente, deben ser eficientes y robustos. El término robusto expresa que los sistemas de servidores deben ser capaces de funcionar con eficiencia bajo grandes cargas de trabajo. También significa que los sistemas deben ser capaces de sobrevivir a la falla de uno o más procesos o componentes sin experimentar una falla general del sistema. Este objetivo se cumple creando redundancia en los sistemas de servidores. La redundancia es la incorporación de componentes de hardware adicionales que puedan hacer las funciones de otro componente en caso de fallas. La redundancia es una característica de los sistemas tolerantes a fallas. Estos sistemas están diseñados para sobrevivir a las fallas y es posible repararlos sin
interrupciones mientras los sistemas se encuentran activos y en funcionamiento. Como los NOS dependen del funcionamiento continuo de su servidor, se justifica el gasto adicional de los componentes de hardware redundantes.

Las aplicaciones y funciones de los servidores incluyen servicios web mediante el Protocolo de transferencia de hipertexto (HTTP), el Protocolo de transferencia de archivos (FTP) y el Sistema de nombres de dominios (DNS). Los protocolos estándar de correo electrónico usados en los servidores de las redes incluyen el Protocolo sencillo de transferencia de correo (SMTP), el Protocolo de oficina de correos Versión 3 (POP3) y el Protocolo Internet de acceso a mensajes (IMAP). Los protocolos usados para compartir archivos incluyen el Sistema de archivos en red de Sun Microsystems (NFS) y el Bloque de mensajes del servidor de Microsoft (SMB).

Los servidores de redes a menudo proveen servicios de impresión. Un servidor también puede proveer el Protocolo de configuración de host dinámico (DHCP), el cual automáticamente asigna las direcciones IP a las estaciones de trabajo. Además de brindar servicios para los clientes en la red, es posible configurar un servidor para que actué como un firewall básico para la red. Esto se logra mediante el esquema proxy o el de Traducción de direcciones de red (NAT), los cuales esconden las direcciones privadas internas de la red.

Un único servidor que ejecuta un NOS puede funcionar bien cuando brinda servicios a unos pocos clientes. Pero la mayoría de las organizaciones deben instalar varios servidores a fin de lograr un rendimiento aceptable. En un diseño típico, los servicios están separados de modo que un servidor está a cargo del correo electrónico, otro de compartir archivos y otro del FTP.

La concentración en servidores de los recursos de la red, tales como archivos, impresoras y aplicaciones, también hace que los datos generados sean más fáciles de mantener y respaldar. En vez de tener dichos recursos distribuidos en muchos equipos individuales, los recursos de la red pueden asignarse a servidores dedicados y especializados para facilitar el acceso y los respaldos.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Conectividad y Redes.




Deja un comentario